Español

Mi hijo murió por ser “turco”

06.01.2015 | 16:07

10850418_770573286348987_1933089051_nAunque en Azerbaiyán viven miles de armenios, en Armenia no existe ni un azerí. Es a causa de la deportación masiva contra los azerbaiyanos. Nuestro interlocutor siguiente que había soportado el dolor de deportación es Gasimli Mirayyub Abdulla. Nació en 1963 en el pueblo de Khalisa de la región de Vedi. Terminó su escuela secundaria en aquel pueblo. El resto va a contar él sí mismo:

 

-Casi los azeríes formaban un 80% del pueblo. También teníamos los vecinos armenios. Manteníamos buenas relaciones con ellos. Sin embargo, a veces teníamos algunos problemas con ellos pero esto no era tan llamativo.
A pesar de que soy jurista por profesión, durante los años de 1981-1987 trabajé como periodista en el periódico de “Armenia soviética ”. El periódico que salió con 20.000 ediciones debía ser tenido en cuenta para los azerbaiyanos, en el equipo de redacción los armenios formaban la gran mayoría.

 

 

-Supuestamente escuchó sobre el comienzo del conflicto en su trabajo y ¿cómo fue su reacción hacia aquella noticia?

 

 

-No, aún en 1987 compré un billete para descansar en el sanatorio en Yalta. Cuando descansé allí, había una mujer que fue de Karabaj. Trabajaba como secretaria en el comité de la región en Karabaj.
Por primera vez ella me dijo que allí celebraron una campaña de recopilación de firmas para unir Karabaj a Armenia. Yo no lo creí, después de volver a casa llamé a Bakú y pregunté si es verdad o no aquella noticia. Mi primo me señaló que era mentira y que no me hiciera caso. De hecho, ellos ya habían recopilado 120.000 firmas. Desde aquel momento la situación se cambió así que aún cuando fuimos a comprar el pan teníamos miedo. Entonces ya llegó mi turno para que fuera abastecido con el piso. Por eso me presentaron los documentos sobre darme un piso en el edificio recién construido. Cuando supieron sobre esto en la redacción, celebraron una reunión y rompieron mis documentos. Dijeron que no era necesario dar piso a un turco. Nos llamaban como los turcos.

10574844_770573273015655_749406613_o

 

“Los turcos son vuestros enemigos, y matadlos dondequiera que los encontréis,”
-Es decir ya cambió su relación hacia vosotros?

 

 

-Cada momento podían matarnos. Yo por ser el único azerbaiyano en la residencia, empecé a venir a menudo a casa. Si hubieran sabido que yo era azerí, me habrían matado en seguida. Una vez cuando iba a casa en autobús, unos armenios dijeron riéndose que si hubiera sido un turco le habríamos lanzado del autobús y nos habríamos burlado con él. No creo que algún azerbaiyano viva con tanto sentimiento de venganza. Fueron tan agresivos que tal carácter no existe en ningún azerí.
Un día fui a la farmacia para comprar medicamento, el farmacéutico me mostró el medicamento y dijo: “Mira, aquí lo tengo pero no te voy a darlo”. En aquel entonces llevé a mi hijo a un hospital, no le curaron por ser “turco” y se murió. Y una vez inyectaron en cabeza a la hija de mi pariente y la paralizaron. Y luego confesaron que lo habían hecho intencionalmente. Por el paso del tiempo ya la situación se volvía más grave allí. Y un día tuvimos disputa con un armenio con quién trabajaba juntos, y me señaló que “les dejaré de forma escrita no solo a mis hijos, sino también a mis nietos que los turcos son vuestros enemigos, matadlos dondequiera que los encontréis.

 
“Recordamos a los armenios con las injusticias que nos hicieron”

 
-Organizaron los coches para los armenios que se trasladaron de Karabaj, la parte de Azerbaiyán creó toda la posibilidad para que ellos tomaran sus cosas. Pero…
-¿Qué dice usted? Damos las gracias al dios por quedarnos vivos. Cuando vieron los coches para trasladarse nos llamaban “los turcos” y nos disparaban. Con mucha dificultad, en noviembre de 1988 abandonamos nuestra casa. Antes de nosotros, en una noche expulsaron al pueblo de Shirazli de sus hogares. La gente vivió dos meses en las fronteras con Turquía. En las llanuras desérticas murieron muchas personas, nacieron tantos bebés. Era una panorama horrible.

 
-Tenéis relaciones con sus pasados vecinos armenios?

 
-No. Pero una vez cuando estaba en Moscú vi a un vecino. Claro que a pesar de su nacionalidad me sentí muy alegre por ver a una persona con quién viví durante los años largos. Echo mucho de menos a nuestras tierras nativas, y recordamos a los armenios con las injusticias que nos hicieron.

 

 

Naiba Gurbanova
“KarabakhİNFO.com”

 

 

 

06.01.2015 16:07

Comentar:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*