Español

Mirza Jalil “El sermón del akhund y del sacerdote”

29.01.2015 | 18:14

celil memmedquluzade

Mirza Jalil “El sermón del akhund y del sacerdote”

Mirza Jalil escribe: “En la provincia de Ereván hay un pueblo que se llama “Samanlig”. La mitad de la gente del pueblo es armenia y la otra es musulmana.
Un día fui a visitar al señor Rahim, propietario del pueblo. Era el verano. Sentaba sobre mi caballo y veía todos los patios del pueblo desde los muretes. En uno de los patios una mujer armenia les daba trigos a los pollos. Y en otro patio una mujer musulmana estaba sentada al borde del riacho lavando los platos. En otro patio un niño armenio leía un libro bajo la sombra de un árbol. Y un niño de 12-13 años ataba la cuerda de cola de gato y corría de un lado al otro y el gato se movía detrás del niño.

 

 

 

 

 
Unos armenios comían bajo la morera grande. El sacerdote estaba de pie y hablaba. Quise irme pero al oir una palabra del sacerdote me paré. El sacerdote dijo con voz alta: “¡Hayrenig, hayrenig, hayrenig! (hayrenig significa patria en armenio).

 
Porque entiendo bien en armenio. Me quedé allí unos minutos más para escucharle, y en aquel momento oí la conversación de los musulmanes que estaban en otro lado de la calle. Cabalgué un poco adelante y vi a 4 musulmanes sentados bajo la sombra de una pared. Uno de ellos fue Akhund Molla Gurbangulu Mulá Gurban Aliyev. Le conocía desde hacía mucho tiempo, fue de Irán. Mulá Gurbangulu tenía un libro en su mano. Leía un libro y todos les escuchaban con toda la atención.

 
El sacerdote decía esas palabras a los campesinos: “El pueblo armenio tiene 3 hijos queridos que son : “La patria”, “el pueblo” y “ el idioma”. Por más que nos sacrificamos por aquellos tres hijos, por tanto los soldados del Otomano, los kurdos, los galitsines rusos no podrán hacernos daños al pueblo armenio.”

 
Tras las palabras del sacerdote se oyó la voz de Gurbangulu. El Mulá leía esas palabras del libro: “Babi-heftum: si alguien duerme y ve en sueño el agotamiento, esto significa que aquella persona no va a sufrir de ninguna enfermedad.”

 

 

El sacerdote decía: “Mis hermanos armenios. Desde el tiempo cuando se creó el mundo hasta ahora los pueblos armenios fueron sometidos a los sufrimientos de diferentes pueblos, como las hormigas se aplastan bajo el pato del caballo los armenios fueron prestados en los puños de los pueblos poderosos. En todo caso, aún cuando un armenio está a punto de morirse dice: “Mi Patria, Patria, mi pueblo, hayrenig”. Hermanos, si somos capaces de sacrificarnos por el pueblo, idioma y la patria, evitaremos los golpes de otros pueblos y defenderemos nuestro pueblo, idioma y patria. ¡Que viva el pueblo armenio que se sacrificó por la patria, y los hermanos que fueron mártires por nuestra patria. ”

 
El Mulá Gurbangulu dictaba a los campesinos: “No es bueno pasar la noche bajo el árbol y al borde del agua porque los demonios y diablos pueden hacerles daños. Y no se debe ir al cementerio el miércoles y el sábado a causa de que durante aquellos días los diablos se unen en los cementerios y hacen banquetes, aquellos días son los días de fiestas para ellos, si ven a las personas, les pueden perjudicar. Si alguien se encontró con tal accidente, que venga en seguida a mi lado para que le escriba una oración llamada “heft hesar”.

 

 

 

 

 

“KarabakhİNFO.com”

 

 

29.01.2015 18:14

Comentar:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*