Español

El compromiso de Ereván en nuestra historia

18.04.2014 | 16:55


1397821513_1391084640_defaultAnar
 İsguenderov: “a pesar de que fue muy doloroso, no había otro remedio”

 

Antes de todo, la historia atestigua que la Ereván que Armenia convirtió en su capital era una tierra de Azerbaiyán. Los documentos históricos lo demuestran claramente. Los armenios, que no se contentaron con esto, pretendieron también Zenguezur y Nagorno Karabaj y consiguieron su repugnante deseo. De hecho, la comunidad internacional debe tener en cuenta la avidez de tierras de los armenios y preguntar a este pueblo sin nacionalidad histórica para qué quieren más. Como hemos señalado, hay centenares de documentos que demuestran que Ereván era una ciudad histórica de Azerbaiyán. Durante el tiempo cuando estas tierras fueron cedidas a los armenios, quizás Azerbaiyán pasara por una situación geopolítica más tensa y delicada. En aquel entonces, no solo Ereván, sino también Bakú, que fueron conquistadas por las unidades ruso-armenias, y Ganja, a la que se proponían atacar aquellas unidades, sufrieron riesgos de vida y muerte. Los que no pueden analizar una situación así, a veces condenan injustamente a la República Democrática de Azerbaiyán y a Mahammad Amin Resulzadeh por ceder Ereván a los armenios. En el fondo de la tensión política y las masacres que las unidades armenio-rusas cometieron en diferentes regiones de Azerbaiyán, se ve que los armenios ocuparon Ereván por la fuerza. Es decir, los fundadores de la República Democrática de Azerbaiyán se vieron ante una tesitura. Por así decirlo, al ceder Ereván a los armenios, salvaron todo Azerbaiyán. En todo caso, sería más conveniente que llegáramos hasta el fondo de esta cuestión con los argumentos de los El compromiso de Ereván en nuestra historiahistoriadores. En su polémica vamos a ver quién es justo y quién es injusto. Anar Isguenderov, jefe del departamento de la Universidad estatal de Bakú, doctor en ciencias históricas y profesor, en su entrevista a nuestra revista electrónica, recomendó a los que acusan a M. A. Resulzadeh en esta cuestión que tuvieran miedo de Dios: “M. A. Resulzadeh fue elegido jefe del Consejo nacional por unanimidad. En aquel entonces, él llevaba a cabo negociaciones en Batumi. Estas negociaciones continuaron hasta el 7 de junio. El destino de Azerbaiyán se dirimía allí. ¿Y ahora cómo podemos acusarle? Si esta persona no estuvo en Tbilisi, ¿cómo pueden decir que cedieron Ereván en la segunda reunión del Consejo Nacional el 29 de mayo?”

Según sus palabras, la cuestión de ceder Ereván no es como consideran las personas inteligentes: “El 29 de mayo esta cuestión no se aprobó solo con aplausos. Se aprobó tras grandes controversias. Aunque fue muy doloroso, no había otro remedio. Al mismo tiempo, la parte armenia tomó la responsabilidad de abandonar sus reivindicaciones por Karabaj y Zenguezur. Y también existía la opinión de que Azerbaiyán y Armenia se unían en forma de confederación. Es decir, iban a ser amigos. Si de hecho, no era necesario dar Ereván, ¿por qué no podemos recuperar Nagorno Karabaj ahora? Entonces la situación socio-política era más grave. Durante aquel tiempo, 25.000 soldados armenios rodeaban Ereván. El ejército de Azerbaiyán era muy reducido en la comparación con el suyo”.

En opinión de A. Isguenderov, en aquel entonces el estado otomano regía los destinos del Cáucaso: “Un estado no tiene amor hacia otro, solo tiene intereses. Aunque el estado otomano nos quisiera, tenía sus propios intereses. Afortunadamente, los intereses del estado otomano coincidían con los nuestros. El estado otomano también hacía muchos años que buscaba el modo de que el estado de Armenia se estableciera lejos de él. Se creó la situación perfecta para ello. Claro que era el estado otomano el que daba los juicios sobre el Cáucaso, y por eso tomó la decisión de que Tbilisi fue la capital de los georgianos, y Ganja fue la capital temporal de Azerbaiyán y Ereván fue la capital de Armenia. Hay centenares de documentos sobre esto. Esta es la realidad”.

El profesor señaló que durante el proceso de ceder Ereván a los armenios no influyó el factor de Rusia: “En aquel entonces Rusia no existía, estaba a punto de morir. Durante aquel tiempo se esperaba una guerra civil en Rusia”.

“Fuimos débiles en la cuestión de Ereván”

El compromiso de Ereván en nuestra historiaNesiman Yagublu, jefe del Centro de Mahammad Amin Resulzadeh, historiador-científico, durante la conversación con nosotros, aclaró las realidades históricas sobre la cesión de Ereván: “Cuando los armenios anunciaron Ereván como su capital el 28 de mayo de 1918, era su capital número 12. El territorio de Ereván tenía 300 kilómetros cuadrados, y el de Bakú era de 2.130 kilómetros cuadrados. Ereván y Bakú se convirtieron en una cuestión disputable. Claro que Bakú era más importante para nosotros. Ya en 1894 la cuestión armenia había surgido como una cuestión global. Tenían la idea de crear un estado en nuestras tierras. Todo esto se llamaba la cuestión armenia. Pusieron esta cuestión en la agenda del senado de los EE. UU. en 1894. Quiero decir que a veces no podemos evaluar la fuerza de la parte opuesta. Cuando los armenios crearon por primera vez su partido Armeneka en 1885, nosotros aún no teníamos ninguna organización política. Hasta que nosotros creamos el “Difai” en 1906, los armenios habían establecido tres partidos. Aquellos partidos tuvieron departamentos en muchos lugares del mundo. Es decir, la causa de que nosotros perdimos en la cuestión de Ereván no está relacionada con el año 1918. Tiene motivos más profundos”.

N. Yagublu señaló que en 1918, en Ereván 12.000 fuerzas armadas armenias anunciaron Ereván como su capital: “Bakú estuvo en manos de los armenios y de los bolcheviques. Llevaron a cabo muchas batallas sangrientas por Bakú y otras regiones nuestras. Los soldados turcos nos ayudaron bajo el mando del comandante Nuru Pasha. La fuerza de Azerbaiyán era muy débil. Esta fuerza solo era capaz de salvar Bakú, Ganja y otras regiones. En la reunión del Consejo Nacional celebrada el 29 de mayo se debatió y se votó la cuestión de que Ereván quedara en manos de los armenios. 20 personas votaron a favor y 16 en contra. M. A. Resulzadeh no participó en aquella reunión. Fatali Khan Khoysi decía que estamos en una situación inevitable, el único estado que nos apoya en las negociaciones es Turquía. Turquía estaba en mala situación en aquel tiempo. Turquía, que estaba a punto de dividirse en 8 partes, no era capaz de defender y liberar Bakú y Ereván. La realidad es que en la cuestión de Ereván fuimos muy débiles y no pudimos defender y conservar Ereván. Si durante 23 años no pudimos liberar ni un metro de un territorio de 17.400 kilómetros cuadrados, no tenemos razones para acusar a la República Democrática de Azerbaiyán de tardar 23 meses para 300 kilómetros cuadrados de territorios”.

“La República Democrática de Azerbaiyán cedió aquellos territorios contra su voluntad”

 

El compromiso de Ereván en nuestra historiaTariyel Faziloghlu, jefe de la Unión pública del “Instituto nacional de pensamiento”, joven historiador, considera que la verdadera realidad de esta cuestión es otra: “En 1918, cuando Azerbaiyán anunció su declaración de independencia, Turquía, Alemania e Inglaterra presionaron al gobierno para que diera Ereván a Armenia y en esto cada uno de ellos tenía sus propios intereses. Saben que en aquel entonces Armenia pretendía 6 provincias del imperio otomano. El estado otomano consideraba que si establecían el nuevo estado de Armenia en el Cáucaso, los armenios dejarían de sus reivindicaciones territoriales contra ellos. Alemania pensaba que si participaba directamente en la creación de Armenia, podría mantener al Cáucaso de su parte. Inglaterra estaba interesada en la creación de una colonia entre sus aliados, Rusia y el estado otomano. Es decir, sus intereses coincidieron; como resultado de sus presiones a Azerbaiyán, Fatali Khan Khoyski se vio obligado a firmar aquel documento”.

El joven historiador destacó que la República Democrática de Azerbaiyán cedió estos territorios contra su voluntad: “El Consejo nacional se vio obligado a realizarlo. Porque el propósito era facilitar el reconocimiento de la independencia de la República Democrática de Azerbaiyán por otros estados. Al dar este paso, ellos hicieron una salida más progresiva para su tiempo”.

T. Faziloghlu mencionó que el contrato sobre dar Ereván a Armenia se firmó por 99 años, pero luego esta cuestión fue escondida: “Durante el establecimiento de Armenia de la URSS, el contrato original fue destruido. Pero muchas copias del contrato original se conservan en el Archivo estatal de Historia”.

Fuad Hüseynzadeh

“KarabakhİNFO.com”

18.04.2014 16:55

Comentar:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*