Español

El fenómeno de Latif Karimov de Shusha

30.05.2014 | 11:30

1401432214_1400495677_bezymyannyyEl aforismo de Esquilo, gran filósofo, sobre “Sabio no es quien sabe mucho, sino aquel cuyos conocimientos son favorables” siempre me da mucho que pensar y produce nuevas preguntas en mí. ¿En qué nivel está una persona que sabe mucho y cuyos conocimientos son favorables para los demás? Probablemente los conceptos de grandeza, talento y vida eterna crean esto. Lo que escuché sobre el fenómeno de Latif Karimov durante los años en que estudiaba en la universidad me impulsaron a aprender más sobre esta persona. Las frases de mis maestros sobre que “El señor Latif conocía cualquier alfombra por sus elementos y determinaba a qué escuela pertenecía” me causaban sorpresa. No sabía que los elementos, las figuras, los dibujos y otros elementos de las alfombras llevan en sí algún milagro. ¿Es posible leer los elementos que se conservan desde el pasado hasta hoy? El mundo mágico y el bucle de Latif Karimov empiezan desde aquí.

 

 

El gran fabricante de alfombras Latif Karimov nació en la ciudad de Shusha en 1906. En el desarrollo del futuro gran artista de Latif, su generación tendría un papel muy importante. Hay que tener en cuenta que la generación de “Allahverenler” fue muy famosa por las alfombras que tejieron en Karabaj. Cuando Latif tenía 6 años, su familia se trasladó a la ciudad de Mashad en Irán. Allí aprendió los secretos del arte de Mirza Alekbar Huseynzadeh y aumentó su interés por el arte de las alfombras. Estos intereses le dieron la posibilidad de aprender sobre los estilos de ornamentación y los secretos de los nudos en talleres de diferentes artistas. Durante aquellos años no solo aprendió el arte de las alfombras, sino también la filosofía, la literatura y la pintura oriental de miniaturas. Estos conocimientos le ayudarían en el futuro a ser el creador de la ciencia sobre el arte de las alfombras de Azerbaiyán. Después de algunos años, Latif Karimov volvió a Azerbaiyán y mejoró sus conocimientos sobre el arte de las alfombras, al tiempo que comenzó a ser conocido como uno de los grandes fabricantes de alfombras de su tiempo. El fenómeno de Latif Karimov de ShushaSomos testigos de la innovación en las alfombras de Latif Karimov. Él creo muchas alfombras apantalladas sobre aniversarios y sucesos históricos y enriqueció nuestro arte ornamental. En este sentido nos llaman la atención los retratos de Y. Gagarib y G. Titov sobre el tema de la conquista del espacio en 1960. Al mismo tiempo, en las alfombras de retratos como “Vaguif” (1968), “Nesimi” (1971), “Ajemi” (1976), el gran artista pudo mostrar nuestro estilo artístico de forma profesional. En las alfombras de Latif Karimov es como si los colores, los dibujos y los ornamentos hablaran y estuvieran en contacto directo con nosotros. El artista describió con gran habilidad en su creatividad la inspiración que recibió del nativo Shusha. Sobre todo podemos mostrar como ejemplo sus trabajos “Süfre”, “Örtük” y “Mütekke” en el ámbito del arte del bordado. Uno de los regalos que Letif Karimov concedió al arte de las alfombras es el libro “Alfombras de Azerbaiyán”, que fue preparado en tres tomos.

 

En dicho libro investigó las alfombras con detenimiento, las clasificó en diferentes escuelas y grupos y determinó su tiempo. Y explicó el origen de muchos ornamentos que encontramos en estas alfombras. Sobre todo subrayó que los elementos y ornamentos como “Cherkhi felek” (el destino), “Buta” (un patrón en forma de almendra) y “Ejdaha” (el dragón) pertenecen a los turcos. En 1930 trabajó como profesional en la Asociación de Producción Científica de “Azerkhalcha”. Durante aquellos años jugó un papel muy importante en el establecimiento de escuelas de alfombras en diferentes regiones. En su creatividad se siente la atmósfera del Oriente, el azerbaiyanismo y el sentido de Karabaj. Como resultado de esto, desde los años 40 el artista cobró gran popularidad no solo en nuestra República, sino también en otros países. La alfombra que Latif Karimov dedicó al centenario de Firdovsi suscitó gran interés en la Exposición mundial de París en 1934.

 

El fenómeno de Latif Karimov de ShushaEs apreciable su aplicación que dio al pabellón de la República de Azerbaiyán en la exposición de logros agrícolas de Moscú en 1937-1939. En aquellos años Latif Karimov preparó unas alfombras dedicadas a los aniversarios de artistas famosos, como K. Kazimzadeh, İ. Akhundov y otros, y al aniversario de Nizami Ganjavi. En aquellas alfombras se describen imágenes y episodios incluidos en el “Khamse” de Nizami. En 1950 Latif Karimov recibió el grado de candidato artístico teniendo en cuenta su actividad como artista e investigador. Uno de los grandes regalos que dio a la ciencia de Azerbaiyán es la monografía “Alfombras de Azerbaiyán”. Esta obra científica, cuyo primer tomo fue publicado en 1961, es el resultado de sus búsquedas durante 40 años. La actividad de Latif Karimov se expresó en muchas ramas.

 

En 1970 inauguró el museo de alfombras de Bakú. Este museo continúa su actividad hasta hoy. Mientras tanto hay que señalar que el gran artista se dedicó durante muchos años a la actividad pedagógica sobre el arte de las alfombras en la Universidad del arte y la cultura estatal de Azerbaiyán. Hoy en día, muchos conocidos artistas profesionales de alfombras son los dignos sucesores de la escuela de L. Karimov. Es como si el espíritu de Shusha se reflejara en la creatividad y en los bucles de Latif Karimov. En cada elemento y ornamento se siente la tradición que habían protegido nuestros abuelos. Esta tradición tiene también importancia desde el punto de vista artístico. Durante el tiempo en que nuestras alfombras fueron presentadas con otros nombres, la actividad de Latif Karimov se destacó como espíritu de lucha. Si antes las alfombras se utilizaron como elementos de decoración y artículos del hogar, con las muestras que creó Latif Karimov las alfombras se elevaron hasta el nivel del arte. En general hay que mencionar que la actividad y la dirección de Latif Karimov iniciaron una nueva etapa en el arte de Azerbaiyán. El destacado artista diferenció siete escuelas de alfombras por sus características de estilo. No se olvidaron los servicios del conocido artista. Actualmente muchos artistas investigan la herencia de Latif Karimov y escriben artículos y obras científicas. Los verdaderos artistas dejaron una gran riqueza artística para las generaciones futuras. En este sentido vemos el espíritu y la respiración de Latif Karimov en cualquier alfombra. Él está con nosotros en cada bucle y en cada ornamento…

 

Literatura utilizada:

1. КОВРОВЫХ  ДЕЛ  КУДЕСНИК. Revista “İRS”. № 5(23), 2006

 2. Rasim Efendi.Arte de Azerbaiyán .Bakú.2007    

 

 

Fakhri Mammadli  

Experto en arte,

Miembro de la Unión de artistas de Azerbaiyán

 

 “KarabakhİNFO.com

 

 

30.05.2014 11:30

Comentar:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*