Español

ESCUELA DE ASHIQS (JUGLARES) EN KARABAJ

19.11.2013 | 16:26

1384865542_1384261590_a1La cultura de nuestro pueblo es muy rica y antigua. Azerbaiyán, que está situada entre oriente y occidente, jugó un papel muy importante en la creación de la cultura mundial. El pueblo de Azerbaiyán tiene justo derecho a enorgullecerse de sus monumentos históricos, su rica literatura, arte y cultura musical. El primer teatro mundial, la primera ópera, el primer ballet y la primera academia de las ciencias en el oriente musulmán se crearon en Azerbaiyán.

Uzeyir Hadzibeyov, fundador de la escuela de compositores en Azerbaiyán, relaciona la palabra “ashiq” con la palabra “eshq”, que significa amor en árabe. El profesor Mammadhuseyn Tahmasib señaló que la palabra “ashiq” procede de la palabra “ash”, que es una raíz turca y que actualmente se usa muy poco. De hecho, el verbo “ashilamaq”, que significa “hacer propaganda”, se creó de la raíz “ash” y sigue utilizándose hoy en día. Podemos suponer que la raíz “ash” se usó con el significado de canción, porque “ashulamaq” significa cantar. Actualmente, “ashulachi” significa “cantante” en idioma uzbeko.

La creatividad juglar, que es una rama muy extendida del folclore de Azerbaiyán, tuvo un proceso de desarrollo específico y extenso, dejó huellas profundas e indelebles en la consciencia y en la vida sociopolítica del pueblo y alcanzó su etapa moderna actual después de haber superado la prueba de los siglos. Al hablar de la cuestión del arte juglar en Azerbaiyán, podemos ver que se ubicó en diferentes lugares a lo largo y ancho del territorio. Muchos investigadores señalaron sus ideas sobre este tema. Desde tiempos antiguos, en Azerbaiyán se encontraban los ambientes juglares siguientes:

1. Gandzhabasar (Gandzha – Shamkir – Tovuz – Gazax)

2. Borchali (Borchali – Bashkechid – Garayazi)

3. Goycha

4. Daralayaz

5. Erevan

6. Childir

7. Shirvan

8. Darband (Darband – Guba – Shaki)

9. Karabaj

10. Najichevan

Durante los siglos X-XI en Karabaj vivieron conocidos sabios del oriente musulmán, como Said Emirul Bardayi y Mahammad Abdulla Bardayi. Masud Namidar, poeta de Karabaj del siglo XI, es conocido por traducir los “evangelios” al árabe, persa y turco. Las obras de Mahammad Garabagi, filósofo y escritor, se conservan en la biblioteca de El Cairo (Egipto). Los cimientos de la nueva escuela de poesía nacional en la literatura de Azerbaiyán fueron puestos en Karabaj por Molla Penah Vagif en el siglo XVIII y se desarrollaron por Gasim bay Zakir.

En el ambiente literario de Karabaj, en la literatura escrita, el nombre del primer poeta conocido por ahora es Davdag, que vivió en el siglo VII. Su única poesía que llegó hasta nuestros días es la elegía que escribió con motivo del asesinato de Chavanshir, zar de Alban-Partav-Barda. La línea ideológica-estética y el estilo de esta poesía demuestran que Davdag fue un gran artesano y muy conocido en su tiempo.

Abu Bakr Ahmad el-Bardai, Jatib Bagdadi Mahammad el-Bardai, Ahmed ibn el-Huseyn Abu Said el Berdai, Said ibn el Gasim el Bardai, Ebu Sad ibn Yahya el Bardai, los creadores de la literatura en lengua árabe de Azerbaiyán que vivieron en el siglo X, fueron filósofos-poetas y sabios muy conocidos no solo en Azerbaiyán, sino también en todo el mundo islámico.

Uno de los miembros más destacados de la poesía de Azerbaiyán en el siglo XII fue Mudzhiraddin Beylagani. Zaki ibn Huseyn ibn Omar Beylagani fue contemporáneo de Mudzhiraddin y alcanzó el rango de filósofo.

En siglo XIV vivió una poeta muy inspirada llamada Tuti Abdulla Garabagi.

En el siglo XV, Sheyj Ibrahim ibn Mahammad Shabaddin Bardadi, que alcanzó el título de “jeque”, fue muy conocido con el seudónimo “Gulsheni” en el ambiente literario. Alcanzó la posición de Movlane Gulshani y extendió su influencia religiosa por todo el imperio otomano. Su hijos Sheyj Ahmad Gulshanizadeh y Safvati Seyid Ali Gulshani fueron poetas también.

Yusif ibn Mahammadzhan Mahammadshahi Garabagi vivió durante los siglos XVI-XVII, fue uno de los sabios más conocidos de su tiempo y alcanzó la posición de Movlana Yusif.

Ashig Gurbani, amigo íntimo de Sh. I. Xatai que vivió en el siglo XVI, y los nombres de Mirmohsun Lambarani Asef, Ashiq Ali, Ashig Valeh, Ziyadi Garabagi y M. P. Vagif del siglo XVIII nos hacen conocer muchas aspiraciones.

Desde tiempos antiguos, Karabaj fue conocido como el hogar del “ozan-gopuz” y más tarde como juglar-saz (se refiere a una familia de instrumentos de cuerda o cordófonos, descendiente de la antigua pandura, un tipo de laúd con mástil largo). Allí se incluyen: Shusha-Karabaj: /Nagorno Karabaj, Yevlaj, Agdam, Agdzabadi, Barda, Dzhabrail, Lachin, Fuzuli, Tartar/. El contenido de los juglares adopta distintas formas. Siguen los motivos de Shirvan-Mugan o los de Tovuz-Gandzha. Ashiq (el juglar) es seguidor y heredero de la tradición de creatividad del arte ozan, el instrumento saz y las letras. La esencia principal del proceso desde el arte ozan hasta el arte juglar está en que el primero se retiró de la escena histórica dejando su lugar al segundo. Aquí no se refiere a la transformación, es decir, la sustitución de un arte al cambiar su forma y convertirse en otro arte, sino a que un arte (el arte ozan) fue sustituido por otro arte a causa de motivos histórico-políticos e ideológicos.

El ambiente de los juglares de Karabaj fue el hogar del arte que se creó sobre la corriente religiosa. En esta región, son muestras de este hecho el concepto sagrado de los cementerios de los diferentes juglares, como Ashiq Gurbani, Ashiq Lale y elevar aquellos lugares hasta el nivel de lugares santos religiosos. En una palabra, si dijéramos que el ambiente de los juglares de Karabaj era el ambiente del arte que estaba relacionado con la tradición religiosa, no nos equivocaríamos.

En el siglo XIX se desarrolló el arte juglar en Azerbaiyán. El arte de Ashiq Mahammad (1834-1914), Ashiq Aziz (1825-1918), Ashig Hüseyn (1800-1880), Ashiq Ali (1907-1917), Ashiq Alasgar (1821-1926), Molla Dzhüma (1855-1919) y de otros influyó positivamente en el desarrollo del arte juglar en Karabaj. En Karabaj se usaba mucho la música durante las bodas y las ceremonias religiosas.

En Karabaj era imposible imaginar el folclore lejos de la creatividad de los juglares: “antiguamente también tenían su escuela. Unos contaban cuentos y otros eran juglares. Durante las noches de otoño e invierno se reunían y contaban cuentos. Los juglares cantaban improvisando las letras. Y el pueblo las guardaba en su memoria. Al día siguiente se las contaban a otros. Los que sabían se lo decían a los demás para que ellos también lo supieran, como lo hacen los maestros ahora con sus alumnos…”

Se observa que el arte de los ashiqs (juglares) en el ambiente de Karabaj floreció durante los siglos XVI-XVIII y que estuvo relacionado con profundas raíces estéticas, sobre todo con la tradición religiosa. En tiempos pasados se crearon aquí las escuelas de los juglares, muchos juglares alcanzaron los títulos de “juglar de justicia” o de “juglar maestro”. “Cantar de forma improvisada, recitar palabras como un verso memorizado, adivinar, traer noticias divinas y ser capaz de hacer posible lo imposible son las señales principales del “juglar de justicia”. La fuente de inspiración de los juglares de justicia es el ambiente santo divino, por eso nadie puede competir en palabras con ellos”.

Cuando se habla del arte de los juglares de Karabaj, en primer lugar recordamos a Ashiq Gurbani. Dirili Gurban Mirzali nació en los años 70 del siglo XV, aproximadamente en 1477, en el pueblo de Diri al pie de la montaña Diri en la región de Dzhabrail, cerca del puente de Judaferin. Su nombre real era Gurban, a pesar de que hasta adoptar el de Shah Ismail Xatai fuera conocido como “Dirili Gurbani”, pero después de entrar en el ambiente palaciego adoptó el seudónimo “Gurbani” según las costumbres de aquella época.

G. Kazimov escribe en su investigación: “el auténtico nombre del poeta fue Gurban, hasta ser conocido como Xatai escribía con su firma “Dirili Gurban” y aquí la palabra “dirili” al proteger el nombre del lugar donde nació el poeta, mantuvo el seudónimo que pertenecía a los poetas públicos y a los juglares… hasta que, al entrar en el ambiente palaciego, la firma de “Dirili Gurbani”, que tenía signos de nivel cultural atrasado y provincialismo, no convenía a los gustos y costumbres de los participantes de las reuniones de poesía del palacio, por lo que el poeta se vio obligado a aceptar el seudónimo de “Gurbani”. Una influencia importante fue la creatividad y el seudónimo de Xatai de Shah Ismayil a quien Gurbani consideraba como su maestro, porque el mismo Shah Ismayil elegió para sí mismo un seudónimo como el de los poetas clásicos”.

Asig Pari es una de las artesanas conocidas que jugó un papel muy importante en el desarrollo de la poesía juglar de Azerbaiyán y que vivió a principios del siglo XIX en Karabaj. Su nombre está en la lista junto con el de otras célebres poetisas de la poesía clásica, como Mahsati Gandzhavi, Heyran Xanum, Xurshud banu Natavan, Fatma xanum y Kamina. Nació en pueblo de Maralyan de la región de Dzhabrail, aprendió las lenguas árabe y persa en la escuela eclesiástica y creció allí. En las investigaciones sobre Ashiq Pari hasta hoy, su vida no se ha descrito a ciencia cierta en todos sus detalles. Según unos investigadores, Ashig Pari se trasladó a Shusha con 18 años de edad, donde vivió y murió muy joven pero, según otros, vivió hasta la vejez. Estas ideas sobre ella se deben a que hay muy poca información sobre Ashig Pari y muy pocas de sus poesías han llegado hasta nuestros días. Las informaciones obtenidas de estas poesías son también muy pocas, por lo que su vida se pierde en la leyenda.

Ashig Valeh de Abdalgulabli es uno de los juglares-poetas más queridos por el pueblo y su creatividad era muy apreciada por los maestros artesanos. Hace muchos años que nuestros sabios realizan investigaciones sobre él, recopilan y publican sus poesías, y dan a conocer sus opiniones sobre él. A principios del siglo XX, Firidun bay Kocharli dijo sobre él que: “fue muy conocido en su tiempo y su seudónimo era Gulabli, que significaba el hogar donde nació”.

De estos y otros documentos se sabe que Ashiq Valeh nació en el pueblo de Abdalgulabli de la región de Agdam. Este pueblo, que era el conservatorio del oriente, la cuna de la música y el hogar de los poetas y los cantantes, dio lugar a muchas personalidades famosas. Entre ellos, Mahammad el poeta y abuelo de Valeh, Ashig Gullu, Ashig Cunun, Ashig Ganbar, Ashiq Samed el maestro de Valeh, Ashiq Abbasgulu, Gurban Pirimov, el famoso intérprete de laúd, Sara Gadimova, muy apreciada por sus oyentes por su agradable voz, y los demás son los hijos y seguidores de aquel pueblo. No es una coincidencia que un hijo como Valeh saliera de aquel pueblo.

Uno de nustros artesanos que describió las magníficas cualidades de nuestra música popular fue Ashig Abbasgulu. Nació en el pueblo de Gulabli de Karabaj en 1850. Fue nieto del famoso artesano popular Ashig Valeh. A causa de las dificultades de su tiempo, no recibió enseñanza en la escuela como los juglares poetas. En aquel tiempo había dos grupos famosos en Gulabli. Su padre tuvo en cuenta el interés de su hijo hacia el arte de los juglares y le unió al grupo de Ashig Nadzhafgulu. Él aprendió allí a escribir, leer y tocar el saz (instrumento musical). Luego se unió al grupo de Ashig Hasan, que era más conocido en Gulabli. Su voz agradable y melodiosa le trajo la gloria.

El autor de la canción “Goca Gartal” que cantan nuestros juglares actualmente fue Sari Ashig, que vivió durante el siglo XVII en el pueblo de Gulaburd de Karabaj. Su nombre real era Zulfugar. Era rubio, por eso le llamaron “Sari Ashig” (el juglar rubio). Ahora la canción “Goca Gartal” se conoce como “Azafli dubeytisi”, porque como la canción “Goca Gartal” era suya, relacionan la canción con su nombre. Pero el verdadero nombre de esta canción es “Zulfugari”, y su autor fue Sari Ashig. Su segunda canción más conocida es “Bayati”. Esta canción que se interpreta con el saz, es la única canción que tiene una raíz específica, es la raíz “Bayati”. Esta canción fue conocida con diferentes nombres en diversas épocas: “At ustu”, “Palan token”, “Choban bayatisi”, etc.

La canción “Mirzadzhani” que fue creada por el juglar-poeta Mirzajan de Karabaj en el siglo XIX  es conocida como “Duraxani” entre el pueblo. Hay algo de verdad en ambas palabras. Esta verdad demuestra así que dos juglares Mirzadzhan y Ashig Duraxan de la provincia de Shirvan crearon esta canción sin saber el uno del otro. Pero la diferencia está en que en la canción de Ashig Mirzadzhan la primera línea del verso se canta en la escena principal, y en la canción de Ashig Duraxani aquella voz toma la primera línea del tono de fondo, pero cambia a mitad de la armonía. Por eso esta canción se llama “Duraxani” y “Mirzadzhani”.

 A.Taguiyeva

“KarabakhİNFO.com”

19.11.2013 16:26

Comentar:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*