Español

Estamos esperando para regresar a Zanguilan

29.10.2013 | 11:24

1383036034_1381192_10151684290882691_1326018542_nSadraddin Asadov: “Los armenios castigaron mucho a la gente civil”

 

Zanguilan es la última región que fue conquistada por los armenios. Esta región representa una estrategia importante. Porque está situada sobre el ferrocarril Bakú-Culfa-Najichevan. Después de que los armenios conquistaran Gubadli y Dzhabrail,  Zanguilan estuvo rodeada de hecho. A finales de octubre de 1993, los armenios conquistaron Zanguilan al ocupar los altos de Sigirt y Bartaz. Después de esto, miles de zanguilanes quedaron rodeados por los armenios. La gente se vio obligada a reunirse en la frontera de Irán a lo largo del río Araz. Pero fue imposible cruzar el río. Entonces, el gobierno de Azerbaiyán mantuvo conversaciones con el gobierno de Irán y  cerraron el paso de agua en la presa sobre el río Araz. Solo de esta forma la gente pudo salvarse cruzando el río.

La familia de Sadraddin Asadov se encontraba entre aquella gente que sufrió tales dificultades. Él dijo que si la gente no podía pasar la frontera, se ahogaría en el río o sucedería otro evento parecido al de Jodzhali: “Después de que los armenios conquistaron la región, cerraron la frontera. Nos quedamos en otra parte. Cuando cerraron los caminos, mis padres y hermanos se quedaron en el cerco del territorio conquistado. Después cruzaron el río Araz y llegaron a Azerbaiyán a través de Irán. Nos reunimos en el puesto de control en la región de Bilasuvar. En aquel entonces queríamos armarnos y volver para recuperar Zanguilan. El comandante Zaur Rzaev nos dijo que no nos preocupáramos, que recuperaríamos muy pronto nuestras tierras. Desde entonces estamos esperando para regresar a Zanguilan”.

Debemos señalar que S. Asadov está trabajando en el metro de Bakú desde el año 1975. Después del inicio de la guerra de Nagorno Karabaj, en 1991 fue a inscribirse como voluntario en el batallón de Shijov. Participó en los combates de Karabaj hasta finales del año 1993. Sobre todo luchó en los combates mantenidos en Agdam, Goranboy, Zanguilan y en el pueblo de Sarisu en la región de Xanlar (actualmente Goygol).

“Los armenios cometieron muchas acciones infames de este tipo” Estamos esperando para regresar a Zanguilan

 

Nos habló sobre las barbaridades de los armenios contra los azerbaiyanos: “Los pueblos de Agkand y Gazanchi de Zanguilan estaban más cerca de los armenios. Los armenios quemaron las casas allí y expulsaron a la gente civil. Intentamos que aquellos pueblos no fueran conquistados. Además de esto, una vez entraron y quemaron también el pueblo de Darali. Lo evitamos y se retiraron. Pero causaron daños a muchas casas. Luego vinieron los empresarios de comunicaciones para ayudar al ejército. Los armenios les dispararon también. En general, los armenios castigaron mucho a la gente civil. Cortaron muchas cabezas en el pueblo de Shayifli. A los demás les mataron con torturas. Otra característica de los armenios es que son mentirosos. Una vez se mantuvo una conversación sobre realizar un alto el fuego por la cosecha de cereales. Pero ellos, después de cosechar los cereales por su parte, dispararon a nuestro conductor de cosechadora. Y luego, un cable eléctrico de ellos se rompió y había caído al suelo. Nos pidieron permiso para venir y repararlo. Después de que lo repararon dispararon a un soldado nuestro. Los armenios cometieron muchas acciones infames de este tipo”.

“¡Que ganas tengo de tener las alas y volar a la patria…!”

 

Nuestro interlocutor señaló que no podía soportar el dolor de que su hogar natal estuviera bajo el poder de los armenios: “Las partes montañosas y del bosque de Zanguilan son como el paraíso. En Zanguilan hay bosques de sicomoros que son los segundos del mundo y los primeros de Europa. Ahora los armenios convirtieron estos lugares en ruinas. Cortan los sicomoros y se los venden a los extranjeros. Construyeron una iglesia nueva en Zanguilan. Allí había un hospital moderno de dos plantas. Ahora trabajan allí médicos armenios. Incluso cambiaron el nombre de Zanguilan. Cuando nos conectamos y los vemos en internet, nos duele el corazón. Nos obligan a armarnos y luchar. Si hay una movilización, estaremos dispuestos a luchar cuanto tengamos la fuerza. Igual que fuimos como valientes, podemos ir de nuevo. Vivimos con ese espíritu. No podría quedarme en Bakú cuando se produzca allí el combate”.

A pesar de todo esto, S. Asados vive con la esperanza de volver a Zanguilan. Está convencido de que algún día volverá a su tierra natal: “Ya estoy cansado de vivir lejos de mi hogar natal. Si recuperamos nuestras tierras, voy a vivir el resto de mi vida en Zanguilan. La mayor parte de la gente de Zanguilan vive 80-90 años. Era excepcional quien moría con 50-60 años. Ahora no hay nadie de Zanguilan que alcance esa edad. Nuestros viejos, después de ser expulsados de sus tierras, no soportaron la vida en la ciudad y murieron. Me han dicho que mi pelo se volvió blanco muy pronto. En la guerra mi pelo se volvió blanco en tres días. Es muy grave y difícil sufrir dolor por la patria y la tierra natal. Cada lugar de Azerbaiyán es nuestra patria. Pero la tierra donde nací es sagrada para mí. ¡Qué ganas tengo de tener alas y volar a la patria…!”

 

 

Fuad Hüseynzadeh

 

“Karabakhinfo.com”

29.10.2013 11:24

Comentar:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*