Español

Las relaciones de Azerbaiyán con las organizaciones internacionales y Karabaj

25.11.2013 | 13:37

1385369153_1384779473_bmtmsdfghjj8676-azerbaycvbRelations between Azerbaijan and the United Nations

 

En 1991 la República de Azerbaiyán anunció su independencia y lo comunicó a las organizaciones internacionales, la ONU y los países del mundo. En marzo de 1992, Azerbaiyán fue admitida como miembro de la ONU. Después de esto, Azerbaiyán se dirigió a la ONU para pedir que se refiera a la política de agresión de Armenia e interrumpa los actos de conquista de este país. Una delegación de la ONU, basándose en aquellas referencias, visitó la región e informó sobre esto al secretario general de la ONU. El secretario general de la ONU señaló que apoyaba a los esfuerzos de la CSCE (Conferencia sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa, llamada OSCE, Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, desde enero de 1995) y que estaba dispuesta a ayudar a esta organización para obtener los resultados adecuados. Esta referencia mostró que la comunidad internacional se refiere a esta cuestión con gran frialdad.

En 1992 la conquista de Shusha obligó a Azerbaiyán a dirigirse de nuevo a la ONU. El 12 de mayo, el Consejo de Seguridad de la ONU al discutir el problema de Nagorno Karabaj consideró que era suficiente limitarse a realizar una declaración sobre esta cuestión. En la declaración se informaba de la preocupación por el agravamiento de la situación en Nagorno Karabaj y se hablaba de la necesidad de ayudar urgentemente a los refugiados.

En 1993, Kalbadzhar, otra región de Azerbaiyán, fue conquistada por los armenios. Azerbaiyán se dirigió sobre esto a la ONU y le pidió que tomara alguna medida contra los actos de agresión de los armenios. El 6 de abril el jefe del Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la declaración. Pero aquella declaración tampoco apreciaba el problema lo suficiente. La cuestión está en que no se describió la referencia a la política de conquista por Armenia en el documento y se destacó que la conquista de Kalbadzhar había sido realizada por los “armenios locales”. El 30 de abril en el Consejo de Seguridad de la ONU se aprobaron dos resoluciones sobre el conflicto de Nagorno Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán. Este documento, que se llamaba “la resolución número 822 del Consejo de Seguridad de la ONU”, se preparó según las declaraciones que el jefe del Consejo de Seguridad realizó el 29 de enero y el 6 de abril de 1993. En la resolución se señaló que la estabilidad y la tranquilidad en la región estaban en peligro, se mencionó la preocupación por el aumento del número de desplazados internos y se destacó que era necesario solucionar los problemas que había causado el estado de emergencia en la región de Kalbadzhar. El Consejo de Seguridad de la ONU llamó a poner fin a los actos de conquista y las operaciones militares para detener el fuego para siempre y exigió que las fuerzas armadas de agresión fueran retiradas de la región de Kalbadzhar y de otras regiones sometidas a la conquista de los armenios. Pero aquella resolución no fue capaz de crear estímulos para obtener la paz en la región. En primer lugar, porque la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU estaba llena de palabras comunes y no servía para el propósito de evaluar concretamente la cuestión. Por otra parte, no se explicaron los mecanismos para realizar las provisiones incluidas en la resolución.

A pesar de que en el documento se afirmaba el hecho de la conquista de las tierras azerbaiyanas, no se mostró ciertamente quién había realizado aquella conquista y se destacaba que aquellas operaciones militares fueron realizadas supuestamente por “los armenios locales”.

El 23 de julio de 1993 las fuerzas armadas de Armenia conquistaron la región de Agdam de Azerbaiyán. Debemos señalar que este hecho confirmaba que Armenia no respetaba la resolución aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU. A finales de julio se celebró una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU y allí se aprobó la resolución número 853 sobre el conflicto de Nagorno Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán. En aquella resolución se exigía que las fuerzas invasoras armenias se retiraran de la región de Agdam de Azerbaiyán y de otras regiones conquistadas. En la declaración se señalaban las preocupaciones por que una parte de los ciudadanos azerbaiyanos vivían como desplazados internos y se destacó la necesidad de obtener el alto el fuego para detener el conflicto. A pesar de que la resolución número 853 era más objetiva según algunas características que la resolución número 822, en ella tampoco pudo evaluarse la cuestión lo suficiente.

En agosto de 1993, después de que Armenia fortaleciera sus operaciones militares para conquistar la región de Fuzuli de Azerbaiyán, se extendió la nueva resolución del presidente del Consejo de Seguridad de la ONU. En aquella resolución se confirma el hecho de la conquista de las tierras de Azerbaiyán, se destaca que Nagorno Karabaj pertenece a Azerbaiyán y se señala la preocupación sobre la situación en la región. Los armenios, aprovechando la reacción no objetiva sobre estos eventos por las organizaciones internacionales, realizaron nuevos actos invasores y conquistaron más tierras de Azerbaiyán. Así fueron conquistadas también las regiones de Fuzuli y Dzhabrail.

En agosto de 1993, a pesar de que se llegó a un acuerdo sobre el alto el fuego, los armenios no lo cumplieron y ocuparon también la región de Gubadli. Azerbaiyán se vio obligada a dirigirse de nuevo al Consejo de Seguridad de la ONU. El 14 de octubre de 1993 el Consejo de Seguridad de la ONU discutió de nuevo la cuestión de Nagorno Karabaj y aprobó la resolución número 874. En aquella resolución se apreciaba “la nueva lista de medidas urgentes” preparada por el grupo de Minsk y se señalaba que era posible la resolución del conflicto según este plan. Por su contenido, esta resolución tampoco se diferenciaba de las anteriores. Allí también se señaló la preocupación por la tensión creada entre Armenia y Azerbaiyán, el fortalecimiento de las operaciones militares de nuevo en los territorios del frente, el asesinato de muchas personas y por los hechos de la conquista de los territorios de Azerbaiyán, se apoyaban los esfuerzos de la CSCE dirigidos a solucionar el problema y se confirmaba de nuevo la integridad territorial de los países. Pero, junto con todo esto, no se indicaban los nombres de la parte que realizaba la violación ni los de la parte que sufría la violación, se destacaba que era un conflicto mantenido entre los armenios de Nagorno Karabaj de Azerbaiyán con los azerbaiyanos. Por otra parte, lo interesante era que en la resolución número 874 no se decía nada sobre las regiones de Azerbaiyán recién conquistadas. Pero en las resoluciones anteriores se indicaron los nombres de las regiones conquistadas. En octubre de 1993, la indiferencia de Armenia hacia los documentos aprobados por las organizaciones internacionales se mostró de nuevo claramente. Durante la visita del jefe de la CSCE en la región, las fuerzas armadas de Armenia conquistaron la región de Zanguilán de Azerbaiyán. Esto ya era el evento siguiente que señalaba la necesidad de que  la unión internacional evaluara el conflicto de manera objetiva.

El 11 de noviembre de 1993, el Consejo de Seguridad de la ONU, en respuesta a las solicitudes de Azerbaiyán, inició un debate sobre la situación relacionada con la continuación del conflicto y aprobó la resolución número 884.

En aquella resolución se señalaba la preocupación por la conquista del asentamiento de Horadiz y de la región de Zanguilán, y se exigía a las fuerzas invasoras que se retiraran de aquellos enclaves. Está claro que los armenios ignoraron esta resolución. Debemos señalar que dicho documento no se diferenciaba en el sentido de los principios de las otras resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. La cuestión está en que, por algún motivo, en los documentos aprobados por la ONU se olvidan los principios más importantes del derecho internacional y no se determinaba ningún mecanismo concreto para castigar a la parte invasora. Pero esta organización, que tenía experiencia en la resolución de conflictos, tenía grandes posibilidades de poner fin a la política de conquista que Armenia realizaba contra Azerbaiyán y de alcanzar una paz verdadera y duradera en la región. Hay decenas de hechos que demuestran la política de conquista de los armenios contra Azerbaiyán y estos hechos dan motivos para decir que las operaciones militares de este país realizadas contra el nuestro constituían actos de agresión según todos los criterios. Pero a pesar de todo esto, el Consejo de Seguridad de la ONU no quiso tomar las medidas necesarias para castigar a la parte agresora y hacerla abandonar sus actos ilegales.

Las relaciones entre Azerbaiyán y la OSCE

 

Las relaciones de Azerbaiyán con las organizaciones internacionales y KarabajEl 30 de enero de 1992 Azerbaiyán fue admitida como miembro de la CSCE (llamada la OSCE desde el 1 de enero de 1995). Cabe señalar que la CSCE fue la primera organización europea a la que se unió Azerbaiyán.

Desde el mes de febrero de 1992 el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán se convirtió en objeto de la atención de los países miembros según los principios de la CSCE. Por este motivo, a mediados de febrero, la misión especial de la CSCE realizó una visita a Azerbaiyán.

El 27-28 de febrero, durante la reunión del Comité de Altos Funcionarios de la CSCE, por primera vez, se mantuvieron debates sobre el hecho de la conquista de Armenia. En el documento que confirmó que Nagorno Karabaj pertenecía a la República de Azerbaiyán, con la condición de no cambiar las fronteras, se recogió una llamada para solucionar el conflicto por medio de la paz.

El 24 de marzo de 1992 volvió a debatirse la situación en Nagorno Karabaj durante una nueva entrevista del consejo de ministros de asuntos exteriores de la CSCE. En la entrevista se aprobó la decisión de invocar la Conferencia de Minsk para la resolución del problema por medio de la paz. Por primera vez, el 8-10 de julio de 1992 Azerbaiyán participó en la cumbre de la CSCE celebrada en Helsinki y firmó sus documentos. El 20 diciembre de 1993 Azerbaiyán se unió a la junta de París de la CSCE. El 5-6 de diciembre de 1994 se celebró la cumbre de Budapest de la CSCE. Según el resultado de la cumbre de Budapest, el 1 de enero de 1995 la CSCE se convirtió en la OSCE, la organización común europea que determina las reglas de convivencia de la nueva civilización de Europa, que garantiza la protección de la paz, la democracia y los derechos humanos, que realiza los principios de seguridad y colaboración favorable mutua entre los países miembros, y que cuenta con sus propios mecanismos de gobierno autónomo.

Durante la cumbre de Budapest (el 4-6 de diciembre de 1994) se decidió por primera vez la creación de las fuerzas de mantenimiento de la paz en el ámbito de la OSCE que pueden participar en las reuniones de seguridad en Europa y enviarlas a los lugares en conflicto. Los países participantes alcanzaron un acuerdo sobre enviar las primeras unidades militares multinacionales de mantenimiento de la paz dirigidas por la OSCE a Nagorno Karabaj. Además, en Budapest se estableció el instituto de copresidentes en el ámbito del proceso de Minsk. Como resultado del trabajo de la cumbre de Budapest se decidió aprobar una resolución llamada “intensificar la actividad de la OSCE con motivo  del conflicto de Nagorno Karabaj”.

Según los resultados de la cumbre de Budapest se estableció el Grupo de Planificación de Alto Nivel el 20 de diciembre de 1994 en Viena, formado por los representantes militares que determinaban los países miembros de la OSCE sobre el problema entre Armenia y Azerbaiyán.

Tras establecerse el instituto de copresidencia del proceso de Minsk, fue presidido primeramente por Finlandia y Rusia, y después, durante los años 1995-1997, por Suecia y Rusia.

El 28 de agosto de 1995 se creó el cargo de un representante personal sobre el conflicto que asistió al debate de la Conferencia de Minsk de la OSCE del presidente en ejercicio de la OSCE. Desde el 1 de enero de 1997 esta cargo está ocupado por el embajador Anjey Kasprshik (Polonia).

Durante la cumbre de Lisboa de la OSCE celebrada el 2-3 de diciembre de 1996, 54 países participantes aprobaron una declaración llamada “modelo de seguridad común y global en el siglo XXI en Europa”. En la declaración se señalaban las amenazas dirigidas contra la seguridad de los países miembros y se destacó especialmente la importancia de la colaboración conjunta para eliminar aquellas amenazas.

En la cumbre de Lisboa los estados participantes de la OSCE (excepto Armenia) confirmaron los principios siguientes sobre la solución del problema entre Armenia y Azerbaiyán:

  1. La integridad de la República de Armenia y de la República de Azerbaiyán;
  2. Conceder un estado de gran autonomía a Nagorno Karabaj dentro de Azerbaiyán;
  3. La seguridad de todos los pueblos de Nagorno Karabaj.

Desde el 1 de enero de 1997, EE. UU., Rusia y Francia encabezan el proceso de Minsk de la OSCE como copresidentes. Actualmente los copresidentes del grupo de Minsk son: Stiven Menn (EE. UU.), Anri Jakolen (Francia) y Yuriy Merzlyakov (Rusia). Hoy la composición del grupo de Minsk (según la información de la página de web oficial de la OSCE) es: EE. UU., Alemania, Azerbaiyán, Bielorrusia, Armenia, Suecia, Italia, Países Bajos, Portugal, Rusia, Turquía, Finlandia y Francia.

El 18-19 de noviembre de 1999 Azerbaiyán participó en la cumbre siguiente de jefes de estado y gobiernos miembros de la OSCE celebrada en Estambul y se incluyó en la declaración de Estambul y en la Carta sobre la Seguridad Europea. Se mantuvieron estrechas relaciones de colaboración entre Azerbaiyán y la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la OSCE. (DTİHB)

Desde 1998 DTIHB ha colaborado activamente con el gobierno de Azerbaiyán  y como resultado de esta colaboración realiza muchos proyectos en el ámbito de la democratización, el estado de derecho, la legislación y, en particular, la mejora de la legislación electoral, la migración, la igualdad de género y otros ámbitos.

En 2005, la Asamblea parlamentaria de la OSCE aprobó la resolución número 1416 sobre el conflicto de Nagorno Karabaj, de lo que se encargó la Conferencia de Minsk. Según aquella resolución, la Asamblea hace recordar las resoluciones número 822 (1993), 853 (1993), 874 (1993) y 884 (1993) del Consejo de Seguridad de la ONU e insiste en que las partes relacionadas la cumplan retirando sus fuerzas armadas de las regiones conquistadas. La Asamblea confirma el requisito señalado en la resolución número 853 (1993) del Consejo de Seguridad de la ONU, e insiste en que todos los países miembros se abstengan de suministrar armas y municiones que contribuyen a intensificar y continuar la conquista de la región.

 

Las relaciones de la República de Azerbaiyán con la Unión Europea

Las relaciones de Azerbaiyán con las organizaciones internacionales y KarabajLa colaboración con la Unión Europea es una de las prioridades esenciales de la política exterior de Azerbaiyán. La posición estratégica de Azerbaiyán, que está situada entre Europa y Asia, aumenta el interés por el desarrollo de las relaciones políticas y económicas de los países miembro de la Unión de Europa con Azerbaiyán.

La Unión Europea envió su primer enviado especial a Azerbaiyán en 1998 y Azerbaiyán abrió una oficina de representación permanente en la UE en 2000. Actualmente, Arif Mammadov, embajador extraordinario y plenipotenciario, ocupa la posición de representante permanente de la República de Azerbaiyán en la Unión Europea. El enviado especial de la Unión Europea en la República de Azerbaiyán es Antonuis de Vries.

El 7 de julio de 2003 se nombró a un representante especial de la Unión Europea al sur del Cáucaso con el fin de reforzar el papel de la Unión Europea en la región. En la actualidad este cargo es ocupado por Heyki Talvitye (Finlandia).

El 22 de mayo de 1992 la Unión Europea emitió una declaración sobre Nagorno Karabaj. En la declaración se dice: la Unión y los Estados miembros señalan sus profundas preocupaciones sobre la intensificación de los combates librados últimamente en la región de Nagorno Karabaj y condena definitivamente el uso de la fuerza por cualquiera de las partes. La Unión y los Estados miembros lamentan mucho los sufrimientos y las pérdidas humanas causadas al pueblo por las continuas batallas.

Como resultado, si los pueblos de Armenia y Azerbaiyán, incluso los pueblos armenios y el pueblo de Azerbaiyán en Nagorno Karabaj aceptan los principios y responsabilidades de la CSCE, tendrán derecho a recibir el mismo nivel de protección. Por eso, la Unión y los Estados miembros condenan las acciones basadas en los esfuerzos de conseguir los propósitos políticos, incluida la expulsión de los civiles de sus lugares de residencia permanente al estar en contra de los principios y obligaciones aprobados. Los derechos fundamentales de los pueblos azerbaiyanos y armenios tienen que restaurarse completamente en el marco de las fronteras existentes.

La Unión y los Estados miembros, dirigiéndose a Armenia y Azerbaiyán, instan a que estos países muestren la máxima paciencia y contribuyan de forma constructiva al proceso de la CSCE. En este sentido, la Unión y los Estados miembros invitan a todas partes a realizar muy pronto tareas dirigidas a celebrar una conferencia de paz sobre Nagorno Karabaj y llegar a un acuerdo sobre las condiciones de representación de las comunidades de Nagorno Karabaj, sin lo que se hace imposible el establecimiento de una paz sostenible.

Más tarde, la Unión Europea realizó unas declaraciones sobre Nagorno Karabaj (el 18 de junio de 1992, el 7 de abril de 1993, el 24 de junio de 1993, el 3 de septiembre de 1993 y el 9 de noviembre de 1993). Todas estas declaraciones tenían prácticamente el mismo contenido, igual que la primera declaración.

El 2 de agosto de 2002, la Unión Europea emitió una declaración en la que condenaba “las falsas elecciones presidenciales” en la región de Nagorno Karabaj de la República de Azerbaiyán y confirmó de nuevo la integridad territorial de Azerbaiyán como esencial para solucionar el conflicto por medio de la paz:

-La Unión Europea confirma su apoyo a la integridad territorial de Azerbaiyán y declara de nuevo que no reconoce la independencia de Nagorno Karabaj. La Unión Europea destacó siempre la necesidad de alcanzar un acuerdo político constante sobre Nagorno Karabaj, lo que se considera aceptable para Azerbaiyán y Armenia. La Unión Europea no puede considerar legales las “elecciones presidenciales” que piensan celebrarse en Nagorno Karabaj el 11 de agosto de 2002. La Unión Europea no cree que estas elecciones influyan en el proceso de la paz.

Los países de Europa central y oriental, como Chipre, Malta y Turquía, los países miembros de la Asociación Europea de Libre Comercio, como Islandia, Liechtenstein y Noruega, y los países miembros del Espacio económico europeo que mantienen las relaciones con la Unión Europea se sumaron a esta declaración.

Consejo de Europa y Azerbaiyán

 

24 de enero de 1992 El parlamento de la República de Azerbaiyán se dirigió al Consejo de Europa para conseguir el estado de “invitado especial”.

10 de noviembre de 1994 La Asamblea parlamentaria del Consejo de Europa aprobó la resolución número 1047 donde se expresaba el sentimiento de satisfacción por haber obtenido el alto el fuego en el frente de Azerbaiyán y Armenia.

17-18 marzo de 1996 Durante la reunión de la Comisión de Venecia para la Democracia del Consejo de Europa, Azerbaiyán fue admitida como miembro de esta comisión.

28 de junio de 1996 La Oficina de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó la decisión sobre conceder el estado de “invitado especial” a Azerbaiyán.

22 de abril de 1997 En Estrasburgo, durante la sesión de primavera de la Asamblea parlamentaria del Consejo de Europa se aprobó la resolución número 1119 en la que se establecieron los principios sobre la inviolabilidad de las fronteras con motivo de los conflictos en el sur del Cáucaso, el mantenimiento de la seguridad en las regiones de conflictos mediante las fuerzas de paz internacionales, el amplio estado de autonomía para Abjasia y Nagorno Karabaj tras las conversaciones mantenidas entre las partes, así como los derechos de los refugiados y los desplazados internos para volver a sus hogares.

10-11 de octubre de 1997 Ilham Aliyev, presidente de Azerbaiyán, participó en la segunda cumbre de los presidentes de los estados y gobiernos miembros del Consejo de Europa celebrada en Estrasburgo, donde intercambió opiniones con los jefes del Consejo de Europa sobre la marcha de los procesos democráticos en Azerbaiyán y las relaciones de nuestro país con las instituciones de Europa, y señaló la posición de Azerbaiyán sobre el conflicto de Nagorno Karabaj.

12-13 de junio de 2000 Se celebró la reunión siguiente del Comité político del Consejo de Europa en Roma, donde se emitió un dictamen favorable sobre la aceptación de Azerbaiyán como miembro de pleno derecho del Consejo de Europa.

26-28 de junio de 2000 Se celebró la sesión siguiente de la Asamblea parlamentaria del Consejo de Europa; en la votación participaron 126 diputados: 120 diputados emitieron un dictamen favorable a favor, uno en contra y cinco se abstuvieron sobre la admisión de la República de Azerbaiyán como miembro de pleno derecho el Consejo de Europa.

7-9 de noviembre de 2000 En la sesión 107 del comité de ministros del Consejo de Europa se aprobó la resolución número 14 con el nombre de “invitación de Azerbaiyán para convertirse en miembro del Consejo de Europa”. En este documento se pidió al gobierno de Azerbaiyán que fortaleciera sus esfuerzos junto con el gobierno de Armenia para alcanzar la resolución del conflicto de Nagorno Karabaj por medios pacíficos, según las responsabilidades ante la Asamblea Parlamentaria y el comité de ministros.

17 de enero de 2011 Durante la reunión celebrada a nivel de los representantes del comité de ministros del Consejo de Europa, se tomó la decisión sobre la aceptación de la República de Azerbaiyán como miembro de pleno de derecho del Consejo de Europa.

24-27 de abril de 2011 Se celebró la sesión plenaria de la Asamblea parlamentaria del Consejo de Europa. La delegación de la República de Azerbaiyán participó en la Asamblea parlamentaria del Consejo de Europa por primera vez como miembro de pleno derecho en la reunión de esta institución. Durante la sesión, la declaración escrita llamada “reconocimiento del genocidio realizado contra la gente azerbaiyana por los armenios” fue firmada por 9 países y los 29 representantes que representaban a 5 grupos políticos en la Asamblea parlamentaria del Consejo de Europa, la oferta con carácter de recomendación firmada por los 20 representantes que representaban a 14 países, llamada “prisioneros de guerra retenidos en Armenia y Nagorno Karabaj”, se emitieron como documentos oficiales de la Asamblea parlamentaria del Consejo de Europa. En dicho documento se subrayó especialmente el hecho de la masacre total del pueblo de Jodzhali por los armenios, la conquista del 20% del territorio de Azerbaiyán por Armenia y el mantenimiento de 783 prisioneros azerbaiyanos, incluidos niños, mujeres y ancianos en Armenia y en las tierras conquistadas de Azerbaiyán.

Azerbaiyán y la Organización de la Conferencia Islámica

 

Las relaciones de Azerbaiyán con las organizaciones internacionales y KarabajEn diciembre de 1991, Azerbaiyán, que forma parte inseparable del mundo islámico por su pasado histórico y sus valores religiosos, culturales y morales, se convirtió en miembro de la organización de la conferencia islámica, lo que abrió nuevos horizontes para nuestra República en el ámbito internacional. Así Azerbaiyán pudo conseguir el apoyo de la Organización de la Conferencia Islámica y de sus países miembros. Al principio, la secretaría general de la Organización de la Conferencia Islámica realizó declaraciones en las que apoyaba la posición de nuestra República sobre el problema entre Armenia y Azerbaiyán, y en la etapa siguiente las conferencias de la Organización de la Conferencia Islámicaadoptaron declaraciones eficaces sobre el problema entre Armenia y Azerbaiyán. En estas declaraciones, el problema entre Armenia y Azerbaiyán se aprecia sin ambigüedades como una violación de la República de Armenia contra la República de Azerbaiyán.

La 21.ª conferencia se celebró en 1993 en Karachi, la 22.ª se celebró en 1994 en Casablanca, la 23.ª se celebró en 1995 en Canacry realizadas por los ministros de asuntos exteriores de la Organización de la Conferencia Islámica, que adoptaron las declaraciones sobre el problema entre la República de Armenia y la República de Azerbaiyán. Durante la 24.ª conferencia celebrada en 1996 en Yakarta por los ministros de asuntos exteriores de la Organización de la Conferencia Islámica, se cambió el nombre de la declaración relevante, que se llamó “sobre la violación de la República de Armenia contra la República de Azerbaiyán”. Desde aquel momento, en todas conferencias de los ministros de asuntos exteriores, permaneció invariable el nombre de estos tipos de documentos. Cabe señalar que la 8.ª conferencia celebrada en 1997 en Teherán, la 9.ª conferencia celebrada en 2000 en Doha y la 10.ª conferencia celebrada en 2003 en  la ciudad de Putrachaya de Malasia, realizadas por los presidentes de los estados y gobiernos de la Organización de la Conferencia Islámica aprobaron declaraciones con el mismo nombre.

A diferencia de las declaraciones anteriores, las últimas declaraciones han mejorado mucho y se han añadido puntos nuevos: “instamos a todos los países a que rechacen suministrar armas y municiones que dan la oportunidad de continuar la conquista de los territorios de Azerbaiyán y que promueve a los conquistadores a mantener el conflicto, el territorio de un país miembro de la Organización de la Conferencia Islámica no debe usarse para el tránsito de suministros militares; los países miembros de la Organización de la Conferencia Islámica y los otros países de la comunidad internacional invitan a ejercer eficaces presiones políticas y económicas para poner fin a la violación de Armenia y la conquista de los territorios de Azerbaiyán; considera que Azerbaiyán tiene derecho a recibir compensaciones por los daños que ha sufrido y asigna toda la responsabilidad a Armenia para que pague estos daños en su totalidad; requiere al secretario general de la Organización de la Conferencia Islámica para que informe al actual presidente de la OSCE sobre la posición de los países miembros de la Organización de la Conferencia Islámica en esta cuestión”, etc.

Las declaraciones aprobadas en la 10.ª conferencia de la cumbre celebrada en Putrachaya en octubre del año en curso por los presidentes de los estados y gobiernos de la Organización de la Conferencia Islámica, son muestras evidentes de la situación actual de las relaciones entre Azerbaiyán y la Organización de la Conferencia Islámica. La conferencia, junto con dicha declaración política, aprobó una declaración llamada “sobre la ayuda económica a la República de Azerbaiyán”. En esta declaración condenan las acciones acompañadas con la deportación forzada de un millón de personas de sus hogares, la conquista de Nagorno Karabaj y otras regiones de Azerbaiyán por Armenia, se expresa la máxima solidaridad con el gobierno y el pueblo de Azerbaiyán para la historia del país durante el tiempo tan  crítico y difícil, se dirigen a los países miembros de la Organización de la Conferencia Islámica, las instituciones islámicas y las organizaciones internacionales para prestar ayuda económica, material y humanitaria a nuestra República con el fin de aliviar los sufrimientos del pueblo de Azerbaiyán.

La conferencia adoptó un tercer documento, la declaración sobre nuestro país llamada “sobre la destrucción de la historia islámica y los monumentos culturales en los territorios conquistados de la República de Azerbaiyán durante la violación de la República de Armenia”. Esta declaración, compuesta de un extenso y completo preámbulo seguido de siete puntos, trata sobre la protección de nuestros monumentos históricos y culturales en las tierras conquistadas. La conferencia, después de estudiar los informes pertinentes del secretario general sobre esta cuestión, condenó seriamente los actos bárbaros dirigidos a la destrucción completa de la civilización islámica en los territorios conquistados de la República de Azerbaiyán por los armenios, exigió el cumplimiento incondicional de las resoluciones número 822, 853, 874 y 884 del Consejo de Seguridad de la ONU por Armenia, y pidió al secretario general de la Organización de la Conferencia Islámica que proporcionara información a la ONU, la OSCE y otras organizaciones internacionales sobre la posición de los países miembros de la Organización de la Conferencia Islámica en relación con el problema.

La aceptación de los borradores de todas las declaraciones de forma clara, sin ninguna enmienda ni revisión sobre nuestra República, confirma de nuevo que el mundo islámico conoce bien nuestros problemas y nos apoya de forma incondicional. Esto, a su vez, es resultado de nuestra política exterior bien formada. La participación personal de Heydar Aliyev, ex presidente de Azerbaiyán, en la 7.ª conferencia celebrada en Casablanca en 1994 y en la 8.ª conferencia de la cumbre celebrada en Teherán en 1997 realizada por los presidentes de los estados y gobiernos de la Organización de la Conferencia Islámica, su discurso y las entrevistas mantenidas allí causaron gran reacción en el mundo islámico. La respuesta de Izaddin Laragui, ex Secretario General de la OCI, a la pregunta de un periodista después la entrevista con el presidente de Azerbaiyán durante la conferencia de la Cumbre en Teherán es una muestra evidente de nuestra opinión: “estoy orgulloso de haberme reunido con Heydar Aliyev, el presidente de Azerbaiyán, y escuchado sus opiniones. Y estoy orgulloso de haber comprobado que aprecia mucho el trabajo de nuestra organización. Haremos todo lo posible para que la relación de nuestra organización con Azerbaiyán sea más estrecha… aseguré al presidente que la OCI estuvo siempre al lado de Azerbaiyán y lo seguirá siendo siempre. Y aseguré también al presidente que la liberación de las tierras azerbaiyanas conquistadas es nuestro firme objetivo. Considero que la estrecha colaboración de Azerbaiyán con la OCI se debe a que el presidente Heydar Aliyev tiene gran inteligencia y sabiduría”.

Relaciones entre la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y Azerbaiyán

 

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) es una unión militar que se creó el 4 de abril de 1949.

Las relaciones de Azerbaiyán con las organizaciones internacionales y KarabajLa OTAN es una alianza de estados independientes dirigida a la protección de la paz y la defensa de las libertades por medio de la solidaridad política y que prevé combatir las formas de agresión dirigidas a sus miembros y, en caso de que sea necesario, usar la fuerza militar.

El 4 de abril de 1949 se firmó en Washington el Tratado del Atlántico Norte con la participación de 12 países. Con esto se creó la OTAN, que realiza un papel muy importante en las  modernas relaciones internacionales. Este bloque, organizado por los países europeos a instancias sobre todo de EE. UU, ha extendido sus actividades hacia el oriente en los últimos tiempos. Así que Polonia, Hungría, la República Checa, Bulgaria, Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia, Albania, Croacia y los países bálticos se unieron a ella. Cabe señalar que su sede actual se encuentra en Bruselas y que los 26 países se incluyen en ella.

Uno de los propósitos de la política exterior de Azerbaiyán es la integración en el espacio euroatlántico. En 1994 nuestro país se unió al programa “Asociación para la Paz” y en 2004 a la “Asociación individual” de la OTAN. Estas son muestras importantes de las relaciones entre Azerbaiyán y la alianza. En 1999 nuestro país fue admitido como observador en la Asamblea parlamentaria de la OTAN y en 2002 como miembro asociado. Las unidades de las fuerzas armadas de Azerbaiyán operan dentro de las fuerzas de paz en Kosovo, Irak y Afganistán.

Los cimientos de la colaboración significativa entre la República de Azerbaiyán y la OTAN se pusieron el 4 de mayo de 1994 cuando Heydar Aliyev firmó el documento en el ámbito de la Asociación para la Paz.

La evaluación pertinente y justa del conflicto de Nagorno Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán en el marco jurídico internacional se describió en los documentos de la OTAN, que es una organización militar-política. La OTAN aprobó muchas decisiones y resoluciones sobre este conflicto.

En el comunicado final de la sede de la OTAN el 27 de mayo de 1992 se dice:

-Durante nuestros debates expresamos profundas preocupaciones sobre los conflictos sucedidos en la antigua Yugoslavia, en Nagorno Karabaj y en Najichevan. Apoyamos totalmente los diversos esfuerzos realizados por la ONU, la CSCE y la Unión Europea encaminados a detener las operaciones militares y solucionar el conflicto por medio de la paz. Instamos a las partes a poner fin a los conflictos.

En el comunicado final de la sede de la OTAN el 10 de diciembre de 1996 se dice:

-El desarrollo democrático y económico, la independencia, la soberanía y la integridad territorial de todos los países son factores importantes de estabilidad y seguridad en el espacio euroatlántico. Apreciamos mucho que la OSCE haya realizado esfuerzos de mediación en muchos conflictos internacionales mediante diversas misiones y los valiosos trabajos del Alto Comisionado para las Minorías Nacionales. Apoyamos también los esfuerzos del grupo de Minsk dirigidos a conseguir la resolución política del conflicto sucedido en Nagorno Karabaj y en las regiones cercanas.

En el punto 43 del comunicado final de la cumbre celebrada en noviembre de 2006 por los presidentes de los estados y gobiernos miembros de la OTAN, se hizo referencia a los conflictos existentes en los países post-soviéticos. En el documento se apoya la integridad territorial, la independencia y la soberanía de Azerbaiyán, Armenia, Georgia y Moldavia. Esta posición de la OTAN se confirmó de nuevo en la cumbre celebrada en abril de 2008 en Bucarest por los presidentes de los estados y gobiernos miembros. En el 43 punto de la declaración aprobada el 3 de abril de 2008 sobre el final de la entrevista de la cumbre de Bucarest se dice, “la OTAN expresa su preocupación por los conflictos sucedidos al sur del Cáucaso y Moldavia. Nuestros pueblos conceden su apoyo a la integridad territorial, la independencia y la soberanía de Azerbaiyán, Armenia, Georgia y Moldavia. Teniendo en cuenta estos principios, continuaremos consiguiendo apoyos para las medidas dirigidas a la solución de los conflictos regionales por medios pacíficos”. A diferencia del documento aprobado en Riga, en el documento aprobado en Bucarest hay una adición importante. En el documento se determinan los principios de la solución del conflicto de Nagorno Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán y de los conflictos regionales al sur de Cáucaso y Moldavia. Son los principios de la integridad territorial, la independencia y la soberanía de Azerbaiyán y Armenia. La misma posición de la OTAN se describió en el punto 35 del comunicado final de la entrevista celebrada al nivel de los ministros de asuntos exteriores de la OTAN realizada en la sede de la OTAN en Bruselas el 3 de diciembre de 2008, y en el punto 58 de la declaración final de la cumbre de presidentes de los estados y gobiernos miembros de la OTAN celebrada en Estrasburgo el 4 de abril de 2009.

El 19-20 de noviembre de 2010 se realizó la cumbre siguiente de la OTAN en Lisboa. En aquella cumbre también se apoyó la integridad de Azerbaiyán. Así que en el punto 35 de la declaración aprobada en la cumbre de Lisboa de presidentes de los estados y gobiernos miembros de la OTAN se concedió el apoyo a la integridad territorial, la independencia y la soberanía de Armenia, Azerbaiyán, Georgia y Moldavia, y teniendo en cuenta dichos principios, se apoyaron medidas dirigidas a solucionar los conflictos regionales por medio de la paz.

De hecho, esta posición de la OTAN se dirigió de nuevo al apoyo de Azerbaiyán. La OTAN acomete la resolución del problema de Nagorno Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán según los principios de la integridad territorial, la independencia y la soberanía de los países y teniendo en cuenta estos principios, apoya medidas dirigidas a solucionar los conflictos regionales por medio de la paz. Los documentos aprobados por la OTAN demuestran de nuevo que esta organización militar-política internacional reconoce la integridad territorial de Azerbaiyán y apoya la resolución del problema de Nagorno Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán en el ámbito de la integridad territorial de Azerbaiyán. Podemos llegar a un resultado en el que las decisiones aprobadas por la OTAN se evalúan en el marco jurídico internacional pertinente y justo del conflicto de Nagorno Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán y se determinan los principios que organizan la base internacional jurídica de la solución de este conflicto. Estos principios son los principios de la integridad territorial, la independencia y la soberanía de todos los países, y también de Azerbaiyán. Así que las organizaciones intergubernamentales internacionales más influyentes reconocen y apoyan la integridad territorial de Azerbaiyán. Esto, a su vez, significa que según el derecho internacional moderno, la conquista de las tierras por Armenia es una demostración evidente de la agresión de Armenia contra Azerbaiyán.

Aqshin Masimzadeh

 

“KarabakhİNFO.com

25.11.2013 13:37

Comentar:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*