Español

“Le dijeron que se marchara y se reuniera con su familia. Pero…”

16.04.2014 | 14:39

1397640917_1397542120_img_0395“Estoy muy orgulloso de seguir el camino de mi padre”

 

Los armenios, que realizan reivindicaciones territoriales junto con Nagorno Karabaj para la República Autónoma de Najicheván, atacaron este territorio desde finales del siglo pasado. Estos vecinos invasores, que siempre codiciaron nuestras tierras, fueron rechazados justamente por nuestros hijos patriotas. Ellos consideraron que era su obligación luchar por sus tierras hasta su último aliento.

En el camino que sacrificaron con sus cuerpos y su sangre, su objetivo principal era proteger las tierras nacionales de los ataques invasores. Maharram Mireziz Seyidov, héroe nacional, es uno de nuestros héroes que fue mártir por este motivo. M. Seyidov nació el 7 de septiembre de 1952 en el pueblo de Alishar de la región de Sherur y, como capitán de policía, luchó de manera desinteresada en la defensa de Sederek, Kerki y otras localidades. Mostró un coraje especial durante el rechazo de los ataques de los armenios en dirección a Sederek el 19 de enero de 1990. M. Seyidov, con el fin de salvar a sus amigos que estaban rodeados, regresó de nuevo a la lucha, salvó sus amigos rodeados y murió con heroísmo. El 6 de junio de 1992 le concedieron el título de “héroe nacional de Azerbaiyán” y fue enterrado en el Callejón de los mártires en Sherur. Actualmente en Sherur hay una calle y un busto en honor del héroe nacional. La escuela secundaria de la ciudad también lleva su nombre.

“Le dijeron que se marchara y se reuniera con su familia. Pero...”“No vino a Bakú dejando su hogar y su pueblo”

 

Han pasado 24 años desde la muerte de M. Seyidov, que era padre de cuatro hijos. Sus hijos crecieron y siguen su camino. Es innegable el papel de Sheker Seyidova, madre de sus hijos, en la digna continuación del camino de sus padres. Claro que no fue fácil llevar la carga de cuatro hijos sobre los hombros para la señora Sheker. Durante la entrevista con nosotros, la señora Sheker recordó de nuevo aquellos días dolorosos y señaló que él estaba en el campo de batalla tres días antes de su muerte: “Que nadie viviera aquellos sufrimientos. Mi esposo era ayudante en la sección de defensa. A menudo entraba en combate. Estaba en el campo de batalla tres días antes de su muerte. Le dijeron que se marchara y se reuniera con su familia. Pero él no vino”.

La señora Sheker señaló que su esposo solía disparar en pie. Le advirtieron muchas veces que no combatiera en pie. Siempre decía, ¿quiénes son armenios para que yo me postre ante ellos para dispararles? Una vez le dije que pasaba mucho tiempo en el campo de batalla y que no podía criar a cuatro hijos yo sola. Le pedí que nos marcháramos a Bakú. No habló conmigo en una semana. Era una persona muy valiente. No se marchó a Bakú dejando su hogar y su pueblo. Mi suegra siempre decía que no le dio a luz para ella, sino para la patria. Fue mártir por la patria también. Que todos los mártires descansen en paz. Que Dios dé paciencia a sus padres, sus familias, su esposa y otras personas cercanas.

La señora Sheker subrayó que siempre aceptaron el apoyo del estado, y añadió que Ramil Usubov, Ministro de Asuntos Interiores de Azerbaiyán, les ayudó en la educación de sus hijos: “no podía llevar sola la carga de cuatro hijos sobre mis hombros. El líder nacional, Heidar Aliév, y el Ministro de Asuntos Interiores de Azerbaiyán, Ramil Usubov, nos apoyaron mucho en la educación de mis hijos. Hoy agradezco mucho al presidente Ilham Aliév por su apoyo a las familias de los mártires”.

“Yo también amo mi trabajo, igual que mi padre”

 

“Le dijeron que se marchara y se reuniera con su familia. Pero...”Rasim Seyidov, hijo del mártir, sargento de policía, compartió con nosotros los recuerdos sobre su padre. Al recordar la última marcha de su padre, R. Seyidov señaló que su padre había matado a muchos armenios: “la última vez que se marchó estaba enfermo. Estaba tumbado cerca de la estufa. De repente le llamaron y dijeron que los armenios habían atacado Sederek. Se puso muy contento cuando escuchó que le darían un arma “AK”. Se fue riendo. Pero nosotros siempre le habíamos visto muy serio. Era la primera vez que veía su cara sonriente. Estuvo en la lucha durante varios días. Muchas veces le dieron permiso para volver a casa. Pero él decía que no podía esconderse en casa durante el ataque de los armenios. Quedó rodeado aproximadamente durante de un día. Pero luego, con mucha dificultad le salvaron del rodeo, aunque fue herido. Mató a muchos armenios. Por eso los armenios siempre intentaron asesinarle. Los compañeros de armas de mi padre dicen que él siempre llamaba a los armenios con un silbato. En cuanto los armenios levantaban la cabeza, mi padre les disparaba. Tenía mucha puntería cuando disparaba”.

R. Seyidov señaló que su padre dedicó los últimos años de su vida a las batallas: “conocía bien su trabajo, solo pensaba en la lucha. Casi nunca estaba en casa. Pasaba mucho tiempo en la batalla. Tenía muchos amigos. Se ganó el respeto allí donde trabajó. Fue una persona muy buena”.

R. Seyidov añadió que se siente muy orgulloso de su padre y que está listo para ir a la zona de primera línea a la orden del comandante supremo sobre la lucha: “Estoy muy orgulloso de seguir el camino de mi padre. Me siento honrado de ser el hijo de un héroe nacional. Yo también amo mi trabajo, igual que mi padre. Si el comandante supremo da la orden de luchar, seré el primero en ir de mi familia. Lucharé con valor para no dejar en el suelo la sangre de mi padre y de todos los mártires”.

Fuad Hüseynzadeh

 

“KarabakhİNFO.com”

16.04.2014 14:39

Comentar:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*