Español

Multiculturalidad y la ocupación de Nagor Karabaj

11.10.2014 | 10:48

10715969_646331178813702_223626752_nEl 2 de octubre el IV Foro Humanitario Internacional de Bakú fus lanzado en la capital de Azerbaiyán. El objetivo del Foro que ya se ha convertido en una tradición es la organización de los diálogos y discusiones sobre las cuestiones que producen interés para el mundo.

 
Como se sabe, con el objetivo de asegurar la seguridad y desarrollo estable de la humanidad después de la II Guerra Mundial se formalizó el nuevo sistema de relaciones internacionales en la base de los valores humanos. El nuevo sistema se apoya en los principios como la igualdad, la solución de los conflictos internacionales por medios pacíficos, la abstención de un país de usar fuerza al otro, la no intervención de la política interior de los estados, el respeto a los derechos y libertades principios de los hombres y la cooperación equitativa. Pero como resultado de la infracción grave de esos principios durante los últimos 10 años se observan la baja de la fé mutua en las relaciones internacionales y casos destructores en la cooperación internacional.

 
La infracción del derecho internacional formalizado por las fuerzas principias, la inutilidad de los mecanismos que tienen que asegurar los intereses de ciertos centros políticos sacrificando los intereses globales y humanos son signos evidentes de la crisis en las relaciones internacionales.

 
Como un país independiente y tolerante actualmente hace más que 20 años que estamos cara a cara con la política agresora de Armenia que resulta con la ocupación de Nagorno Karabaj y regiones cercanas. Durante esos años estamos vigilando más la inutilidad del derecho internacional.

 
En el enfoque a esa cuestión es importante la referencia a la historia. Así que de acuerdo con los principios básicos del Islam, está prohibido convertir por la fuerza a los que creen en las religiones monoteístas. Por eso, cuando el Islam se extendió en el Cáucaso durante la conquista árabe, el pueblo cristiano de Albania caucásica quedó fuera de la influencia del Islam. Como el resultado de ese proceso en el país se produjo la separación religiosa y el pueblo se dividió en dos grupos: al primer grupo se refiere la población turco-muslímico extendida en todo el territorio del país, al segundo grupo pertenece la población cristiana que vivía en las zonas occidentes del norte de Albania. Y esto consolidó la lucha de las iglesias armenias y georgianas por tener influencia político-religiosa y étnica sobre la población cristiano-albana. Así, Azerbaiyán se convirtió en la arena de confrontación entre Islam y cristianismo. Comenzó la época de demandas de territorio de los feudales armenios y georgianos contra Azerbaiyán. La esencia de su política era así: tener influencia sobre los albanos cristianos, luego armenizarlos, después conquistar las tierras de Azerbaiyán. Esa política se ha seguido durante largos siglos y hoy día sus resultados mantienen su influencia.

 
Los ideólogos del separatismo armenio usando de todas las oportunidades intentaban imponer en Rusia y en el mundo occidental como un mito: en Azerbaiyán existe “peligro islámico”. Aunque no existen motivos religiosos en el conflicto entre Azerbaiyán y Armenia, Vazguen I, el líder espiritual de Armenia, era una de las personas que ha causado el movimiento separatista. Hoy día el problema de Karabaj ya es la cuestión internacional y de hecho su solución está monopolizada por los estados cristianos. Actualmente, los cristianos los Estados tienen dificultades para tomar decisiones que no sirven a los intereses de Armenia. Algunos de ellos, como Rusia y Francia muestran el apoyo evidente. Samuel Weems, el investigador norteamericano lo revela en su libro llamado “Armenia: los secretos del país “cristiano” terrorista”. Él señala que si hojear la historia de últimos 200 años se puede ver evidentemente que la iglesia armenio-grigoriana ha jugado un papel especial en las tragedias ocurridas en Azerbaiyán y Turquía. Los sacerdotes armenios que adulaban a los zares rusos a partir de Pedro I de Rusia son los autores auténticos. Cabe recordar que los intigadores de las bandas terroristas armenias que asesinaron a cientos de miles de nuestros compatriotas en Bakú, Shamakhi, Lankaran y Sur Azerbaiyán en 1918 fueron los sacerdotes grigorianos. En la época soviética, la Iglesia de Echmiadzin era el nido de la idea de “Gran Armenia”, donde las provocaciones, las masacres, se planificaban contra Azerbaiyán. La iglesia Grigorian dirigía las organizaciones terroristas como “Asala”, “Krunk”.

 
La Iglesia armenia que está lejos de la noción de la tolerancia, el respeto a otras religiones siempre ha mostrado su carácter negativo. Esta es la Iglesia armenia que lideró el movimiento agresivo separatista contra Azerbaiyán, que comenzó en 1988 bajo el lema “miatsum” (anexión a Armenia). Además de esto, la iglesia armenia que dirige la ocupación de Nagorno Karabaj y otros 7 regiones, actualmente interpreta un papel importante en el arreglo de los procesos políticos en Armenia. A pesar de esto, unos autores quienes tienen simpatia a Armenia tratan de caracterizar el conflicto como un problema entre los estados cristianos y musulmanes para atraer la atención de los países y lobbyes cristianos radicales. Ellos caracterizan a Armenia como un país cristiano que está entre Irán, Turquía y Azerbaiyán cuales constan de la mayoría de musulmanes. Los co-presidentes de OSCE que llevan la misión de mediación en las conversaciones del conflicto también no intentan a hacer medidas duras y serias contra Armenia.

 
Yo lo estimo no sólo como cobardía, sino como el fanatismo cristiano. Es interesante que la OSCE, que hace mediación para el arreglo del conflicto y no ha conseguido nada durante esos años, prolonga la solución del problema, ¿por qué sugiere exigencias estrictas contra Azerbaiyán, en lugar de llamar a Armenia para dejar los territorios ocupados? Por primera vez en la historia, que le da un amplio lugar a la propaganda diciendo que los armenios cristianos fueron objeto de genocidio por los turcos musulmanes. Esta es la razón de la aparición del “genocidio armenio” ficticio en la agenda de los parlamentos de varios países y su discusión en el escenario internacional cada año. Azerbaiyán es una parte del mundo turco e islámica, por eso la atención y apoyo están prestándose a Armenia en el conflicto de Armenia-Azerbaiyán. La fraternidad y fanatismo cristiano juega un papel importante, y esto resulta con el estrechamiento de la distancia entre aquellos países y Armenia, y colaboración conjunto. Y esto aumenta la presión internacional sobre Azerbaiyán, especialmente turquismo, como se ha citado arriba. Si en el conflicto se toman decisiones a favor de Azerbaiyán o presionan a Armenia, entonces se podrá que “la tarjeta armenia” se debilite parcialmente y “la metodología de purificación de las culpas” se caiga. Es decir, el factor de religión procede no de la simpatia a los armenios cristianos, pero de los principios de salvarse de los sentimientos de culpa y escaparse de la deshonra.

 

 
Si echar mirada a la historia, podemos ver que en muchas guerras, aunque los territorios de algunos países están ocupadas, la mayoría de la gente que vivía allí no abandonaron su patria. Durante la Segunda Guerra Mundial, incluso los fascistas respetaban, si se utiliza término contemporáneo, las normas del derecho internacional humanitario. Si estudiamos la cuestión de Cachemira, se hace evidente que las diferentes sectas religiosas y las naciones aprovechan las oportunidades de convivencia. Pero vamos a ver la política de ocupación de Armenia. 200 mil de personas fueron expulsadas de sus tierras en el oeste de Azerbaiyán, sus casas fueron caidas, los hombres fueron sometidos a la presión física y psicológica. Cerca de 800.000 personas que vivían en Nagorno-Karabaj y distritos circundantes se vieron obligados a abandonar sus hogares.

 
Actualmente estamos buscando maneras de eliminar el nudo, la ocupación que ha abierto via para la agresión. Pero desafortunadamente unos países aplican una política conforme a sus intereses bajo el nombre de misión de mediación. Las relaciones entre Rusia y EEUU impiden la restauración de la paz en Cáucaso. Porque cuando Moscú lanzá una propuesta, Washington ve que sus intereses están en peligro y intenta a frenar el proceso o viceversa. Por otra parte, la posición de armenios es muy fuerte en Francia. Es muy difícil elegir guerra o paz en tal situación complicada. Nosotros queremos la paz.

 
Desde finales del siglo XX, el Cáucaso del Sur, considerado “Eurasia Balcanes” por Brzezinski, se ha convertido en campo de batalla de los Estados que deseaban ser potencia regional y mundial. Esta zona que se sitúa entre el Mar Negro y Caspio tiene la gran importancia desde el punto de vista de cruce de las líneas energéticas y de transporte de sur-norte y este-oeste, y la posesión de las fuentes enérgicas del Mar Caspio. Los pueblos que viven allí se dividen en tres grupos por su lengua: pueblos turcos – azerbaiyanos, karatchayis, balkaries, koumiks, nogais, goumougs; pueblos indoeuropeos – armenios, estados, judios, tates, osetios y rusos; personas de raza blanca – adgeis Abjasia, circo, Kabardins, chechenos, ingushes, lezghins, ávaros, dargins, laks, georgianos y otros. Islam (chií y suní) y el cristianismo son las religiones principales. Existen los representantes de la religión de judío también. Cuando se estiman los conflictos, los problemas de seguridad y las oportunidades de colaboración hay que tratar primero de una manera seria el aspecto religioso. Es evidente que la religión más perseguida en el Cáucaso es el Islam. Durante mucho tiempo, el pueblo musulmán ha sido la parte más fuerte de los conflictos que tuvieron lugar. A lo largo de la historia, los cristianos siempre están en busca de un acuerdo y compromiso, mientras que los musulmanes están luchando por sus derechos y sus tierras. Está claro que la intervención de los estados occidentales se están continuando en los países regionales, especialmente en Azerbaiyán y Georgia para ejercer la influencia en las acciones políticas interiores. En ese caso ellos intentan a aprovechar el factor religioso. La diversidad étnica y la libertad religiosa que vemos en Azerbaiyán y Georgia no existe en Armenia. Durante los años los armenios reivindicando los territorios contra los azerbaiyanos consideran a los mismos el grupo absolutamente diferente de la religión cristiana y tratan de formar la imagen de “mártir”. Basando en la opinión citada, la existencia más de 50 grupos étnicos en esa región (esto es el resultado de la política étnica aplicada en el período soviético) que tiene una historia de divergencia y discusión hace la situación de seguridad más difícil en Cáucaso. Pero desafortunadamente, los países dirigentes usan de la política tradicional “Divide y vencerás” para realizar sus opiniones pragmáticas. Como resultado de esta política 20 porcentaje de tierras de Azerbaiyán y Georgia está bajo la ocupación. Rusia quiere controlar la situación geopolítica de la región manteniendo sus pequeñas fuerzas militares en Armenia. En este caso las fuerzas, que hablan de la dificultad de la garantía de tolerancia religiosa y nacional, tienen razón.

 
Y por fin cabe notar que multiculturalidad es la política gubernamental en Azerbaiyán. Al mismo tiempo, es la manera de vivir en Azerbaiyán. Nosotros actúamos en la base de estos principios en nuestra vida cotidiana. Estos principios son apoyados y protegidos por una gran parte de la comunidad. En el siglo XXI, no hay alternativa a la multiculturalidad. La indiferencia a las tendencias desagradables como parcialidad, discriminación, xenofobia, islamafobia puede causar sembrar hostilidad peligrosa. Por eso la formación de una sociedad multicultural, la propaganda de estas ideas debe ser la parte integral de la actividad de cada político y hombre público.

 

 

 

Zaur Aliev
Doctor en Ciencias Políticas
“KarabakhİNFO.com”

 

 

 

11.10.2014 10:48

Comentar:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*