Español

Sangre es lo que hace bandera a las banderas

20.01.2014 | 15:12

1390216677_sedaqet_qehremanova_291211El 15 de enero la señora Zarifa, presidenta del “Consejo de ancianas de la región de Nasimi”, organizó una reunión dedicada a los mártires del 20 de enero. A la reunión invitaron principalmente a las familias de los mártires. En la reunión también participaron Sedagat Gahramanova, suplente del jefe del “Comité estatal sobre los problemas de familias, mujeres y niños”; Rena Mirzazadeh, jefe del departamento de politología y sociología política del Instituto de Filosofía, Sociología y Derecho de AMEA y doctora en las ciencias de filosofía; el señor Azer, jefe de la “Comunidad de discapacitados de Karabaj”; Naila Ismayilova, presidente de la Comisión permanente del Ayuntamiento de la región de Nasimi; Zahid Jalilov, vicepresidente del Poder ejecutivo de la región de Nasimi; y otras personalidades científicas y políticas.

La reunión empezó con “un minuto de silencio” por los espíritus de nuestros mártires; después se organizaron comidas funerales por los mártires y luego prestaron ayudas materiales a las familias de los mártires del “20 de enero”.

La señora Zarifa, la organizadora, expresó sus pensamientos sobre la reunión:

“Especialmente hoy hemos intentado reunir a las familias de los mártires del “20 de enero” para apoyarles moralmente y, en parte, materialmente. Aquí el valor material no tiene tanta importancia. Es decir, el propósito esencial era el apoyo moral. Queremos que ellos sientan que siempre son necesarios para esta sociedad. Son las personas cercanas de los mártires que se sacrificaron en la lucha por nuestra libertad e independencia. Este evento es una tragedia que quedó escrita en nuestro recuerdo con la memoria de la sangre. Aunque pasen siglos, nunca se olvidará esta tragedia. Quisimos celebrar esta reunión como una pequeña celebración, para organizar comidas funerales y leer el “Yasin” (una sura del Corán) por los espíritus de los mártires. Es decir, celebramos esta reunión de forma amplia para que las almas de las familias de los mártires estuvieran tranquilas y los espíritus de los mártires estuvieran contentos. Queremos que las familias de los mártires, los refugiados y desplazados internos vean que ellos siempre reciben atención en nuestro país independiente y que siempre están en nuestra memoria. Actualmente solo apoyamos las ideas de nuestro estimado presidente; al seguirle cumplimos sus ideas en todas partes. Este es nuestro objetivo principal. Que hoy las familias de los mártires sepan que el pueblo está con ellos. Nuestro estimado presidente puso este camino ante nosotros y nosotros seguimos este camino”.

Sedagat Gahramanova, vicepresidente del “Comité estatal sobre los problemas de familias, mujeres y niños”, que era uno de los invitados a la reunión, apreció mucho la celebración de estas reuniones:

“En general, nuestro pueblo debe recordar no solo a los mártires del “20 de enero”, sino también a cada mártir que murió por la patria y por la independencia. Tenemos que recordarles a cada instante, porque hoy vivimos este mundo en paz gracias a ellos. A nuestros hijos que educamos hoy, les tenemos que enseñar y criar con el objetivo de proteger y defender a la patria, en una palabra, con el espíritu de la patria. Los mártires son nuestro honor. Se expresó muy bien:

¡Sangre es lo que hace bandera a las banderas!

 

¡Si no hubiera sido nuestra patria, no podríamos ser un pueblo!

 

Es decir, si no morimos por esta tierra, no podemos tener nuestra patria y tierra. ¿Y cómo podemos no inclinarnos ante las personas que protegieron esta patria? ¿Cómo podemos no recordarles? Si no es así, ¿cómo sería nuestro futuro?

Por eso, hoy, todas las madres y padres criamos a nuestros hijos para la patria, para defenderla, para vivir en esta patria, desarrollarla y para dar a conocer nuestra patria entre todos los países del mundo. Si no hubiera sido nuestra patria, no podríamos ser un pueblo.

 

Por eso tenemos que recordar a cada instante estos días, las historias de nuestros mártires, a los mártires que murieron en el evento del “20 de enero”, el genocidio de Jodyalí, a los mártires que fallecieron en la guerra de Karabaj, a la gente que fue sometida al genocidio. No debemos borrarlos de la historia para que nuestra generación sepa de qué dificultades venimos.

Aplaudo estas reuniones e invito a todos a celebrar este tipo de reuniones. Lo importante es que todas las madres críen a sus hijos con el amor de la patria, que los eduquen para la patria. Cuando cantamos una canción de cuna a nuestros hijos les decimos las palabras más bonitas, los educamos, les llamamos a ser héroes desde sus más tiernos años. Por eso tienen una gran responsabilidad ante ellos. Hace falta que ellos también críen a sus hijos para la patria, y que nosotros protejamos a nuestro hermoso país y lo convirtamos en un país más bello y noble entre los países del mundo.

Aqshin Mesimzadeh

 

“KarabakhİNFO.com”

20.01.2014 15:12

Comentar:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*