Español

Siempre asestamos fuertes golpes a los enemigos en el puesto de Shelli

25.04.2014 | 12:42

1398344409_1396953954_samil1Ebilov Shamil Mammad nació en el pueblo de Seyidli de Agdam en 1969. Sirvió en ejército soviético durante mucho tiempo. En 1990 empezó el servicio militar en nuestro país. Fue uno de los primeros soldados desde que se creó el ejército de nuestro país. Desempeñó los cargos de comandante de Compañía, comandante de Batallón y otros.


¿Dónde empezó a luchar la primera vez?

 

Había varios pueblos. El fallecido Shirin Mirzeyev creó un grupo de autodefensa y nosotros nos alojamos cerca del lago de Khachin. Allí había unos pueblos llamados Kurdlar, Beshirler, Garalar, Aliagalar, Jinli y otros. La primera vez empezamos la defensa de la patria desde estos territorios. Casi en todos pueblos de Karabaj defendimos nuestra patria junto al grupo de autodefensa de Shirin Mirzeyev. En 1991 Shirin Mirzeyev envió varios grupos para ayudar a los territorios fronterizos con los armenios. Uno de los territorios que estaba en una situación grave era el pueblo de Karadagli de la región de Khodjavand. Nos enviaron a aquel pueblo con cincuenta personas para protegerlo. Este lugar era fronterizo por todos lados con los pueblos armenios. La primera vez empecé a luchar desde estos territorios. El puesto donde estuvimos nosotros se llamaba Umutlu. Sufrimos mucho en este puesto. Había días que no recibíamos suministros. Estábamos en una situación miserable. Como eran los meses de invierno, las noches eran muy frías y heladas. Después que llegamos a aquel puesto, cavamos trincheras para nosotros. Y luego nos quedamos sucesivamente en el puesto. Yo, en general, me quedaba en el puesto desde las 10 de la tarde hasta las 8 de la mañana. Mahin también se quedaba en el puesto conmigo. Una vez estábamos en el puesto. Había una escuela quemada cerca del puesto. Había una habitación cerca de la escuela. Utilizábamos estaSiempre asestamos fuertes golpes a los enemigos en el puesto de Shellihabitación para cambiarnos de ropa. En aquel tiempo comprábamos las balas con nuestro propio dinero. En aquella habitación tenía cuatro cajones de balas que había comprado. Por estar en el cerco las guardaba allí como reserva. Por la tarde el tiempo se había oscurecido, fui a la habitación para traer las balas. Cuando volvía, vi que una linterna ardía cerca del puesto. Me tiré al suelo en seguida y empecé a arrastrarme. Me acerqué un poco y vi que había unas personas al otro lado del puesto. De sus conversaciones entendí que eran armenios. Cuando uno de ellos quería pasar por el puesto le disparé y cayó gritando. Al oír su voz, vinieron todos nuestros compañeros. Abrimos fuego. Retrocedieron arrastrando al soldado al que yo había disparado. Había un pueblo llamado Zeyli delante de nuestro puesto. Eran las 11 de la mañana. Los armenios llevaban a enterrar al soldado al que yo había disparado. Al verlo, dije a mis compañeros que después de enterrarlo iban a atacarnos. Yo entregué el puesto a dos soldados y fui a cambiarme de ropa. Poco después los enemigos nos atacaron. Fue una batalla muy intensa. La batalla continuó durante horas. Al escuchar el ruido de las armas yo salí fuera. Llegué al puesto arrastrándome y empecé a luchar. Luchamos durante mucho tiempo y se nos acabaron las balas. Y yo tenía cuatro cajas de balas en la habitación. Volví arrastrándome a la habitación para tomar las balas. Di dos cajas de balas al octavo puesto y dividimos otras dos cajas entre nosotros y el noveno puesto. Empezamos a luchar de nuevo y se nos acabaron las balas otra vez. En ese momento, llegó el grupo de Füzuli para ayudarnos. Nos dieron balas y una ametralladora. Logramos vencer a los enemigos con mucha dificultad.

Siempre asestamos fuertes golpes a los enemigos en el puesto de Shelli¿A quién recuerda de sus compañeros de lucha?

Me acuerdo de casi todos ellos. Tengo compañeros de lucha como İsmayilov Jabir, Kazimov Bakhtiyar, İbrahimov Hidayet, Gambarov Allahverdi, Natig Jamalov, Ershad, Rabil, Füzuli, Fakhraddin, Mahin y otros. No podré olvidarles jamás.

Háblenos de la batalla de Shelli.

La primera vez estuve en el batallón de Kotel. Después de que caí herido, la primera vez nos dieron  rango militar. Y luego nos enviaron al puesto de Shelli. Excavamos muchas trincheras y túneles después de ir al puesto. El puesto estaba tan establecido que se diferenciaba de todos los demás puestos. Los enemigos lanzaron sus ataques desde Shelli. Disputamos allí muchas batallas intensas. Aunque los enemigos nos atacaron muchas veces, destruimos sus fuerzas. Siempre infligimos fuertes golpes a los enemigos en el puesto de Shelli. Quedaban muchos cadáveres de los enemigos entre el puesto de Shelli y Giziljabel. Casi cada vez que los enemigos atacaron este puesto volvieron arrepentidos.

¿Tuvieron batallas exitosas?

 

Siempre asestamos fuertes golpes a los enemigos en el puesto de ShelliEra mayo de 1992. Fue el tiempo de inicio de las batallas de Najchivanik. Se unieron algunos batallones al mando del comandante de Shirin Mirzeyev y prepararon un gran plan de ataque. Shirin Mirzeyev preparó el plan de lucha. Atacamos con gran fuerza. El ataque fue muy exitoso. Nos concedieron una brigada de tanques. Gracias a esta lucha liberamos varios pueblos de los armenios. Acabamos con muchos soldados y tanques de los enemigos. En esta batalla liberamos de los enemigos los pueblos de Najchivanik , Pirjamal, Agbulag y Dehlaz. Esta batalla fue la más exitosa para nosotros.

¿Se enfrentó a  la muerte?

 

Sí, ha habido muchos sucesos así. Un día cerrábamos el camino de Balligaya y Kichan. En aquella batalla yo luchaba con un arma AQS 17. Nuestros compañeros tenían un mortero. Habíamos atacado bajo el mando del comandante Shirin Mirzeyev. En aquella lucha dimos un fuerte golpe a los enemigos y derribamos un helicóptero de los enemigos. Nos quedamos allí durante 5 días. Esta batalla también resultó muy exitosa. Pero fui herido en esta batalla. Los armenios lanzaron una granada y todos huyeron para esconderse. Yo me perdí y no encontré un lugar donde esconderme. Había un horno cerca de la valla. Yo me escondí dentro del horno. La granada tocó la valla y la valla se rompió y cayó sobre mí. Quedé bajo la valla. Los compañeros vinieron para ayudarme y me salvaron. Tenía un chaleco antibalas de 32  kilos sobre mí. Yo mismo no hubiera podido salir de allí. Si los compañeros no hubieran venido habría muerto allí. En aquel territorio se repitió un suceso parecido. Me dispararon durante la lucha con los armenios. La bala impactó en el chaleco antibalas y me lanzó hacia atrás. En seguida me ayudaron y me levantaron. Afortunadamente la bala no atravesó el chaleco antibalas.

Siempre asestamos fuertes golpes a los enemigos en el puesto de ShelliEn su opinión, ¿es suficiente el espíritu de lucha de nuestra juventud?

 

Creo que sí, es suficiente el espíritu de lucha de nuestros jóvenes. Porque últimamente el coraje que tuvo Mubariz Ibrahimos nos impresionó a todos. Mubariz se sacrificó por su tierra. Su voluntad aumenta el espíritu de lucha de nuestros jóvenes. En mi opinión, hay muchos jóvenes como Mubariz.

Si dan la orden de luchar de nuevo, ¿estará listo para combatir?

 

La primera vez obtuve el rango de subteniente. Luego el de teniente. Y en 1993 fui galardonado con el rango de teniente mayor por el coraje que mostré. Si dan la orden de luchar, como soldado experimentado, estoy listo para combatir en primera fila.

Hafiz Safarov

“KarabakhİNFO.com”

25.04.2014 12:42

Comentar:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*