Español

Víctima del enero sangriento…

18.01.2014 | 13:59

1390039007_img_7564Hoy se cumplen 24 años desde que sucedió la horrible tragedia del 20 de enero de 1990 en Bakú. Aunque los años nos alejen del día que ocurrió aquel evento, no olvidamos el dolor que causó la tragedia. Los espíritus de nuestros mártires que derramaron su sangre por la patria aun no pueden descansar en paz en sus tumbas.

Una de las víctimas de la tragedia del enero sangriento es Nasirov Yanvar Shirali. Debemos señalar que Nasirov Yanvar Shirali nació el 1 de enero de 1957 en el pueblo de Gulabli de la región de Agdam. Sus padres le llamaron Yanvar (que significa enero) por haber nacido en este mes. Pero ellos no sabían que Yanvar, que nació en enero, se despediría de la vida a una edad tan temprana. Yanvar Nasirov estaba casado. Cuando entregó su vida por la patria tenía un hijo de un año y medio.

Actualmente, Almara Nasirova, esposa de Yanvar Nasirov, trabaja en la Universidad Estatal de Bakú. Ella habló con la revista electrónica “KarabakhİNFO.com” sobre la tragedia que vivió durante los acontecimientos del 20 de enero.

Almara Nasirova señaló que antes de la tragedia del enero sangriento, la situación en el país era muy grave: “antes de que ocurrieron los eventos del 20 de enero, la situación en Azerbaiyán era muy grave. Esta tensión empezó desde 1989. Toda la gente se reunió en la plaza de Azadlig. Todos estaban muy preocupados por el destino del pueblo. Nadie sabía qué iba a pasar”.

Mi hijo sintió cómo disparaban a su padre…

 

Víctima del enero sangriento...La señora Almara recuerda así el trágico día: “Aquel día, Yanvar fue a la plaza de Azadlig después de volver de su trabajo. Es casi como si se hubiera convertido en una habilidad. Todos se reunían en la plaza de Azadlig. Todos estaban muy preocupados por el destino del pueblo. Entonces mi hijo era muy pequeño y empezó a llorar sin parar en toda la tarde. Yo le tranquilicé y le acosté. Por la tarde mi hijo se despertó de repente, y empezó a llorar y sollozar muy fuerte. Después de que sucedió el suceso, supe que mientras mi hijo lloraba disparaban a su padre. Le dispararon delante de la tienda de OLIMP y cayó al suelo. En aquel momento mi hijo se despertó, como si supiera que habían disparado a su padre. (Al relatar el suceso, la señora Almara no logra contener las lágrimas. Los 24 años transcurridos no pueden hacerle olvidar el dolor que vivió aquel día…). Aquel día decenas de personas fueron en autobús junto con Yanvar. Teníamos un vecino que se llamaba Vali, que les reunía y llevaba. Iban cada tarde. Aquel día Yanvar tardó en llegar al autobús, y con gran dificultad pudo pararlos y dijo que también quería ir con ellos. A él le dijeron que no fuera, que tenía un hijo pequeño. Él contesto que no, que tenía que ir también, que lo llevaran. Así que se reunieron y fueron todos”.

La señora Almara señaló que aquel día estuvo muy preocupada por Yanvar: “cuando fueron ellos, los acontecimientos aún no habían empezado. Fueron por el día. Todos los que fueron con  él regresaron. No había ningún medio de contacto para hablar con él. Aquel día esperamos preocupados hasta la mañana. Su hermano buscó a Yanvar hasta la madrugada. Todos nuestros parientes vinieron a nuestra casa. Él sabía muy bien que yo soy una persona muy preocupada y por eso vendría sea como sea. Ya sentía que había pasado algo malo. Buscamos en los hospitales hasta la mañana, pero no pudimos encontrarle. Luego continuamos nuestra búsqueda de nuevo y le encontramos. Le dispararon en el corazón. Queríamos enterrarle en el pueblo de Gulabli de la región de Agdam, donde nació Yanvar. Pero los representantes estatales nos dijeron que había muerto por la patria, que era un mártir y tenía que ser enterrado en  el Callejón de los Mártires”.

Entonces eran todos para uno y uno para todos…

 

Víctima del enero sangriento...La señora Almara subrayó que durante aquellos tiempos la unidad nacional del pueblo era más fuerte que ahora: “Ojalá nuestro pueblo tuviera la unidad nacional que antes. Entonces eran todos para uno y uno para todos”.

“Yanvar era una persona muy patriota, lo haría todo por su madre, su hermana y su patria. Su corazón latía por el amor de la patria. Amaba mucho el pueblo donde nació. Cuando tenía vacaciones iba al pueblo para visitar a su madre”.

¿Por qué fue Yanvar?

 

Hicimos una pregunta así a la señora Almara, ¿si sería bueno que el señor Yanvar no hubiera ido? ¿Por qué fue? Ella contestó así a nuestra pregunta: “Azerbaiyán era su patria también. Si él no hubiera ido, ¿quién habría ido? Pero es el destino. Entonces todos estaban dispuestos a sacrificarse por la patria. Nadie estaba lejos de esta idea. Estas fueron nubes negras que ensombrecieron nuestra patria. Todos estaban interesados por aquellos acontecimientos. Y esperaban qué resultaría de aquellos eventos. Él también tenía amor en su corazón, por eso aquellos eventos no podían dejar de preocuparle”.

“Hasta que la integridad territorial de Azerbaiyán no se restablezca, los espíritus de nuestros mártires no descansarán en paz. Todos saben muy bien quién es nuestro enemigo. Se sabe quiénes estaban detrás de los eventos del 20 de enero”, señaló la señora Almara con los ojos húmedos y la voz temblorosa, como si viviera aquel día de nuevo.

“Mi hijo también está dispuesto a sacrificarse por la patria”…

 

Víctima del enero sangriento...La señora Almara perdió a su esposo por la patria y crio laboriosamente a su hijo sola con muchos sufrimientos. Ella dijo que a pesar de los sufrimientos, su hijo también estaba dispuesto a sacrificarse por la patria: “Mi hijo también es hijo de aquel padre patriota. También es muy patriota, como su padre. Aunque perdiera a mi marido por la patria, nunca criaría a mi hijo sin el sentimiento de patriotismo. No podría hacerlo jamás”.

La tragedia del 20 de enero sangriento no pudo ahogar la voluntad de lucha ni el sentimiento de patriotismo del pueblo de Azerbaiyán. Aunque hayan pasado muchos años, este sentimiento no ha muerto. El pueblo de Azerbaiyán es un pueblo fiel a su tierra. Nuestro gobierno lleva a cabo una política muy firme para recuperar nuestras tierras. Hoy mi corazón se quiebra por nuestras tierras ocupadas. Porque después de ver cada bendición de aquellas tierras, es muy difícil vivir con su añoranza.

Estas palabras dichas con dolor de corazón demuestran el patriotismo de la señora Almara, esa mujer de Azerbaiyán.

¡¡¡El día que recuperemos nuestras tierras, vengaremos la sangre de nuestros mártires!!!

 

Sevda Qurbanguizi

 

“KarabakhİNFO.com”

18.01.2014 13:59

Comentar:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*